9 de febrero: El pastor Arrázola, como no pudo matar al periodista ahora quiere encarcelarlo

El pastor que no pudo matar al periodista Lucio. Ahora quiere encarcelarlo. Foto tomada de la web Ríos de Vida.

No pudo matar al periodista. Ahora Miguel Arrázola quiere encarcelarlo. Con motivo de mi retiro del periodismo será uno de los que brincará con un solo pie. Me iré en el mejor momento que vivo de mi profesión. Me voy pero no por miedo. No hay garantías para el ejercicio libre del periodismo. Así como Arrázola, me he enfrentado con Cáceres, Hilsaca, el Mono López y Mancuso, Enilce López, Jorge Luis Alfonso López, etc. No tengo miedo, porque cuando éste aparece lo piso enfrentando la causa.

Le puede interesar: El lado oscuro de la boda del pastor Arrázola

Ayer el pastor del No, me quería matar, y bien muerto en la ciénaga de la Virgen de Cartagena, como en los nuevosviejos tiempos del narcotráfico. No pudo matar al periodista. Hoy quiere encarcelarlo, porque se niega a despublicar las crónicas de las andanzas noncsantas del falso profeta. ¿Por qué? Porque le descorrió su maquillaje y puso al descubierto su verdadera cara con los informes periodísticos que cuentan cómo le quita la lana a sus fieles ovejitas.

No pudo matar al periodista

Es el pastor de las lucas, pero no de Lucas, aquél que dio a conocer la palabra de Jesús:

“Hagan amigos usando las riquezas injustas para que, cuando estas fallen, sean recibidos en las moradas eternas”

Lucas:16:9. https://www.jw.org/es/publicaciones/biblia/bi12/libros/lucas/16/#v42016009

Desde muy pequeño supe para qué llegué a este mundo y entendí quién era yo. Elegí conscientemente mi profesión con el fin de servirle a la gente. Soy un enamorado de la verdad. El hecho de que el pastor evangélico, Miguel Arrázola, me quiere ver muerto en la Ciénaga de la Virgen y, como no lo pudo hacer, hoy desea meterme preso con un incidente de desacato fallado por la Juez Décimo Penal Municipal, Zoe Ester Pérez Torres, y confirmado por el juez Cuarto Penal del Circuito de Cartagena.

Como el pastor Arrázola no pudo matar al periodista, este 9 de febrero lo quiere encarcelar, justamente el día del periodista colombiano. ¿Acaso no es un mensaje subliminal para todos los periodistas que estamos asechados por el narcotráfico, los actores armados, los delincuentes y los financistas de campañas electorales?

Soy un pájaro libre, un pájaro de libre vuelo. Nadie me mete presión, no dejo que me metan presión. Venzo el miedo. Lo piso con mis pies activos, y con toda la fuerza hasta desaparecerlo. Por eso le digo a los administradores de justicia que no se pongan al servicio de los injustos, de la mentira y de la iniquidad para encarcelar la verdad.

Arrázola es un matón… frustrado

No conozco personalmente al pastor Arrázola. Para publicar sobre él debí investigarlo junto con su iglesia Ríos de Vida. Es de un carácter débil, maleable, adictivo. Es inaccesible. Vive aislado en su propia burbuja, y todo lo cubre con su pastoreo y con la falsa palabra de Dios. Si hoy no fuera pastor, Arrázola hubiese sido un asesino que manda sicarios a sus víctimas. ¿Un Pablo Escobar? Si ¿Un Popeye? Si. Esa es su verdadera esencia. Pero no pudo matar al periodista.

Arrázola tiene razón: él es un matón… frustrado. Arrázola lo dijo en la prédica de su iglesia Ríos de Vida mientras su feligresía se reía decía:


«Como saben que no te puedo pegar… Qué bien te mereces un par de garnatá míos (bofetadas)… Y yo tengo unos manes tablúos aquí. Yo te puedo hacer la vuelta.
Si yo no fuera cristiano, 
ya, desde hace rato, estuviera bocabajo metido en la Ciénaga de la Virgen de Cartagena. Dale gracias a Dios que soy nacido nuevo. Tengo el Espíritu Santo y Jesucristo en mi corazón, porque hace rato estuvieras en la Ciénaga de la Virgen, metido ahí» .

Prédica del 10 de marzo de 2017

Tutela y desacato

La juez que quiere encarcelar al periodista por mandato de Arrázola.

El año pasado me presentó una denuncia penal por injuria y calumnia. Pero como prosperó, instauró una acción de tutela contra mí ante la juez Décima Penal Municipal de Cartagena, Zoa Ester Pérez Torres, quien de inmediato se la concedió violando la normatividad vigente: (1) no le solicitó rectificación al periodista (2) la tutela contra periodistas y medios de comunicación debe ser tramitada por jueces del circuito y no por los jueces municipales y (3) como requisito de procedibilidad el pastor del «No» debió pedir la rectificación previamente.

Ninguna de esas tres cosas cumplió Arrázola, y sin embargo, la juez Zoa Ester Pérez Torres falló en contra de Lucio Torres. Un fallo , a todas luces, contrario al derecho y a los hechos. Es decir, es una vía de hecho. Me quieren encarcelar. Podrán meterme preso, pero no encarcelarán la verdad. Impugné el fallo, estoy esperando la decisión de segunda instancia. No pudo matar al periodista, ahora quiere meterme preso.

Arrázola quiere ver muerto a Lucio, ¡y bien muerto! No pudo. Hoy, quiere verme encarcelado. La juez Zoa Ester Pérez Torres se prestó para ese propósito. Que Dios la perdone, pero su acto fue injusto y prevaricador. Violó el derecho y desconoció el hecho para complacer a un pastor mentiroso que le dice a su feligresía que «se puede volver rica con el salario mínimo» solo con el fin de que le den el diezmo que lo ha hecho rico. Si tiene mil feligreses que se ganan el mínimo y ellos le dan el 10%, el rico es el pastor a costa del empobrecimiento de los que dan el diezmo.

Miguel Arrázola es un pastor que ama la lana de sus ovejas. ¿Cómo celebraré el día del periodista? Espero que cada lector me visite en la cárcel. No me traiga cigarrillo porque nunca he fumado. Espero que me compre mi próximo libro: «El pastor de las lucas que ama la lana de sus ovejas». No pudo Matar al periodista. ¿Me encarcelará?

Compartir.

Sobre el Autor

Avatar