Exigen que el «palito de caucho» sirva de espacio literario

«El que a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija»

Diagonal  a la Plaza de la Paz se encuentra el popular «palito de caucho», un árbol que por presentar forma de paraguas,  ha servido por muchos años como refugio para vendedores de alimentos, lustradores de zapatos, para personas que alquilan celulares, entre otros. De igual modo, aseguran algunos transeúntes, que en algún momento ciertos catedráticos en el área de historia, hacían tertulias en el lugar, asimismo,  grandes figuras deportivas.

El Ficus  elastica, tiene 25 años sembrado en en ese sitio, brindando beneficios a propios y visitantes, haciendo alusión al  viejo refrán «El que a buen árbol se arrima, buena  a sombra lo cobija», se encuentra ubicado frente a una concurrida entidad bancaria,  en pleno centro de la ciudad.

José Ortega, un adulto mayor quien  se desempeña como taxista, cuenta que el primer «palito de caucho»,  sembrado en ese sitio según él, fue envenenado porque sus raíces estaban perjudicando las estructuras del banco. El desplome del árbol se produjo en 1.996, el hecho sacudió a la ciudad de Cartagena.

«Este nuevo árbol fue trasplantado,  pero ya tenía una data de vida de siete años y con los buenos cuidados se pegó, como decimos nosotros, aunque en el centro existen varios árboles de esa especie,  éste ha sido el que se ha tomado como punto de referencia por los cartageneros, por las múltiples actividades que aquí se han realizado y se realizan aún. En este sentido, solicitamos que este espacio sirva de espacio cultural, para intercambiar ideas con respecto al mejoramiento de nuestra golpeada Cartagena», dijo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20190826_141713.jpg

José Ortega ciudadano cartagenero

Cartagena se encuentra época electoral y  los habitantes de la ciudad  desean que algún  personaje político dedique parte de su  agenda al mejoramiento de ese espacio, ya que los noctámbulos lo han «tomado como urinario y para distintas actividades que pueden dañar al árbol», además se pueden producir focos de contaminación en el sitio, señalaron  los entrevistados.

Sugerencias y exigencias de los ciudadanos

Así como Ortega, otros ciudadanos residentes del corralito de piedra han manifestado tener un cúmulo de ideas para la transformación debajo del «palito de caucho»,  sugieren que el espacio tenga una especie de enrejado, que denote privacidad, para que no sea  expuesto al acecho de los inadaptados. Que se construyan bancas modernas para la realización de actividades literaria y culturales con  buen alumbrado público.

 

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

Avatar