¿Continuará triunfante el abstencionismo?

Cartageneros y colombianos en general se preparan para elegir a sus nuevas autoridades

En Colombia, se efectuarán unas elecciones regionales que se llevarán a cabo el 27 de octubre de 2019, con la finalidad de elegir los cargos de gobernadores para los 32 departamentos, diputados de las Asambleas Departamentales, alcaldes de 1099 municipios y ediles de las Juntas Administradoras Locales del territorio nacional. 

 Es un proceso que tiene como reto vencer el abstencionismo, convencer a esos jóvenes que ya están en edad para votar, pero que no confían en sus autoridades, ni en las instituciones democráticas. Aunque hubo un repunte de participación en las elecciones del 2018. En ese momento, los votantes habilitados asistieron a las urnas, es decir,  19.628.564 colombianos dijeron «salgo a votar».

Pero, eso no logró alcanzar el porcentaje de participación del mundo, el cual se encuentra establecido en una cifra del 70%.

¿Qué factores contribuyen al  fortalecimiento del abstencionismo?

Muchos entrevistados han afirmado, que la falta de seguridad en los procesos electorales han venido mermando la afluencia de votantes, de igual modo, el asesinato de lideres comunales y sociales, ha contribuido al desánimo de la población, ante estos eventos políticos de Colombia.

Otros de los elementos que han influido al desinterés de jóvenes y adultos, en participar en los procesos electorales, es la secuencia de las viejas prácticas que utilizan los candidatos para captar el voto elector, quienes se han dedicado solamente en gastar inmensas cantidades de dinero en campañas y creando falsas expectativas en la población. De igual modo, mantienen en sus oscuras estrategias, la manía  de continuar comprando el voto, a pesar de las consecuencias que eso conlleva.

Las sociedades han venido cambiando de manera radical y por ende sus electores también, esto quiere decir, que la visión del individuo en cada proceso electoral es más exigente y analítica. Ahora votan en primer lugar, por causas, poniendo en segundo plano a los candidatos y en tercer plano a los  partidos e ideologías.

Así lo han asegurados algunos expertos en la materia política.

«Para quienes nos dedicamos a la comunicación política, esta situación de que los dirigentes políticos sigan anclados en el pasado,  en ocasiones nos resulta de difícil comprensión y, nos termina volviendo más selectivos a la hora de escoger un cliente», lo aseguró Orlando Goncalves, experto en Trabajo de Gerencia, Organización y Logística de Campaña Electoral

A muchos candidatos les cuesta entender que cada campaña es única e irrepetible, en este sentido, se debe a hacer un análisis detallado del entorno, de las situaciones vividas en el momento histórico preciso. Verificar cuál es la realidad económica, social, política del ámbito geográfico, en el que se habita.

Es imperativo, conectarse con la realidad local, nacional e internacional, para obtener mejores y mayores resultados.

Algunos analistas aseguran que debido a la globalización, la investigación se vuelva una herramienta esencial, para alcanzar grandes resultados en cualquier área. Por tal motivo, advierten que en las campañas electorales, este mecanismo debe convertirse en la principal punta de lanza de los candidatos.

Para Goncalves, resulta algo sorprendente lo difícil que les cuesta a los candidatos invertir en la investigación, pero derrochan mucho dinero en publicidades,  en la colocación de vallas, afiches, volantes y en cualquier  elemento político que les sirva para proyectarse ante la población votante.

«Gastan en ese material promocional y tratan de transmitir un mensaje que su olfato, o el de sus allegados consideran es correcto, pero, una cosa piensa los que están en la arena política, y posiblemente, otras piensen los electores, quienes, a final de cuenta, son los que tienen el poder del voto en sus manos y son los que toman la decisión de votar o no«, agregó.

Asimismo, manifestó que es muy difícil tener éxito en una campaña si se vive improvisando, trabajando sobre la marcha. Eso es una fórmula perfecta para un «gran desastre».

 Se debe tener presente que debido a los grandes cambios que se han manifestado dentro de las sociedades colombianas y mundiales, el elector hoy es más educado, consciente e informado, más crítico y exigente, por lo cual, si la campaña no logra motivarlo, conectar con él, identificarse con sus sueños, aspiraciones, temores y además de darles respuestas concretas, sencillamente esa campaña será una simple actividad política.

A continuación podrá observar una series de preguntas claves que deben formularse antes de empezar a caminar por la contienda electoral, para evitar las improvisaciones.

 ¿Cuál es la estrategia de la campaña?, Cuántos votos se requieren?,¿Cuánto dinero requiere la campaña?, ¿Cómo y de dónde lo vamos a conseguir?, ¿Cómo detenemos el crecimiento de nuestro -o nuestros- adversarios?.

 

Compartir.

Sobre el Autor

Avatar