logo Vox populi voxpopuli.digital
Mi Ciudad Mi País Análisis Opinión Entrevista Nueva Generación Deportes

IAFIC presentó denuncia penal por falsedad Caso Cynthia

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
El rector de la Corporación Universitaria IAFIC, Fernando Tinoco, presentó denuncia penal por falsedad.

Fernando Carlos Tinoco Tamara, rector de la Corporación Universitaria IAFIC —tal como lo había anunciado oportunamente en este medio— presentó, ante la Fiscalía Seccional, denuncia penal contra indeterminados. Esto dentro del caso de adulteración y falsedad del Acta de Grado No 3204 que Cynthia Pérez Amador presentó a Talento Humano del Distrito de Cartagena con el fin de obtener un contrato de prestación de servicios por la suma de $72 millones.

Esta es la segunda denuncia penal por falsedad que envuelve el caso de Cynthia Pérez Amador. La primera fue de Ruby Torrejano, ya que le falsificaron su firma en una supuesta certificación de experiencia anexada a la hoja de vida de la Primera Dama.

Aunque el alcalde dijo en un video el pasado domingo que Cynthia no iba más, hasta ahora no ha publicado el acto administrativo que declare la liquidación de la OPS No 072 de 2020. Por tanto, sigue siendo Primera Dama.

Denuncia penal de IAFIC

La denuncia penal va encaminada a atacar el delito de falsedad en documento privado. Los hechos se remontan al pasado 4 de noviembre cuando una Comisión de la Auditoría de la Alcaldía Mayor de Cartagena de Indias se presentó a las oficinas de IAFIC con el objetivo de practicar una inspección ocular. La comisión conformada por Juan Carlos Frías Morales, Coordinador de esa Auditoría, y Alejandro Díaz Carazo, miembro del equipo Auditor fue atendida por el Vicerector Administrativo y Financiero de la entidad universitaria, Álvaro López Marrugo.

La inspección ocular no se hizo debido a que el rector Fernando Tinoco Támara se opuso para proteger el derecho fundamental al habeas data de su egresada Cynthia Pérez Amador, quien fungía hasta el pasado domingo como Primera Dama de Cartagena.

Sin embargo, mediante acta suscrita entre la comisión y el vicerector se estableció que en tres días la universidad debía pronunciarse sobre la veracidad de la copia del Acta de Grado No 3204 del 20 de diciembre de 2008. Una comisión de juristas de la institución analizó de inmediato el documento allegado y se llegó a la conclusión de que era falso.

La denuncia penal por falsedad

Como lo habíamos dicho en la nota anterior, IAFIC encontró varios hechos de esa falsedad. Primero fue adulterado en su contenido. El original del Acta de Grado dice Técnico Profesional. El adulterado dice Tecnóloga Profesional. Las firmas no corresponden a funcionarios de la época y la titulación conferida no existe en la institución

La Corporación Universitaria Regional del Caribe IAFIC, a través del rector, le dio respuesta a los requerimientos de la Auditoría del Distrito y le envió un oficio mediante el cual hizo las aclaraciones pertinentes. Se dejó constancia que es un documento adulterado en su contenido. Así lo sustenta Tinoco Támara en su denuncia penal.

Aquí terminaría el capitulo de carácter administrativo, siempre y cuando Dau muestre el acto administrativo de la liquidación del contrato. Se iniciará un proceso judicial para establecer responsabilidades penales.

Concierto para delinquir

Un delito que puede estudiarse es el concierto para delinquir, porque intervinieron varios funcionarios, incluyendo al propio alcalde Cartagena.

Veamos los servidores públicos que estarían comprometidos. Empecemos por el alcalde, William Dau Chamat, quien tenía un compromiso con Cynthia Pérez Amador. Ella le trabajó mucho antes de la campaña electoral, según dijo el propio alcalde en el mentado video.

Pero Dau no dijo que solo le pagaba $500 mil mensuales. O sea, aquí existe un móvil para la comisión del delito. Es la motivación externa que tuvo el alcalde para ordenar un contrato de esas características. Este podría ser la génesis de todo el proceso. Su encubrimiento del delito fue total y probado. Además, estamos seguros que él sabía que Cynthia no era tecnóloga, porque ERA DE SU ENTERA CONFIANZA Y LA CONOCÍA MUY BIEN. El mismo se ha autoincriminado en varias oportunidades

De igual manera podemos hablar de la Secretaria General, Diana Martínez. Elaboró los estudios previos y justificó la contratación. Hizo el vestido a la medida de Cynthia Pérez y no a la normatividad. Esto se llama dolo.

Martha Carvajal, la jefe de Talento Humano, tiene una responsabilidad de menor grado. Pero la tiene. Debió revisar los documentos anexados y darse cuenta de la incongruencia. Por ejemplo, a simple vista se debió dar cuenta que Cynthia le estaba presentando tres certificaciones de experiencia para el mismo período. Es decir, como si había sido empleada tiempo completo en tres partes al mismo tiempo. A simple vista se detecta una irregularidad.

Y desde luego, la protagonista de esta historia, Cynthia Pérez Amador, deberá responder ante los jueces porque es la beneficiaria de la falsedad. Aquí se configura un concierto para delinquir. En este caso para defraudar  las arcas del Estado.

Sin duda, el Caso Cynthia es una bola de estiércol. La denuncia de la Corporación Universitaria Regional del Caribe IAFIC hizo que la bola de estiércol rodara como un alud sobre la alcaldía de Cartagena. Cada vez que baja un poco, baña al jefe de la administración, al incorruptible (chiste) alcalde William Dau Chamat. Salpicó al arzobispo de Cartagena, Monseñor Jiménez y al sacerdote Cristian Mercado Mercado. ¿A quién más salpicará?

Te puede interesar:

IAFIC denunciará por falsedad de acta de grado. Caso Cynthia.

Comparte este artículo: