logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Los 7 días que estremecieron a Tecnoglass en Nasdaq y Mintic

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
La familia Daes Abuchaide muy alegres. Los 7 días que estremecieron a Tecnoglass fue el preludio de una gran conquista: Tocar la campana de cristal en Nasdaq. Con el repunte del sector de la construcción le puede ir mejor, dicen algunos expertos. Cortesía.

Los 7 días que estremecieron a Tecnoglass en Nasdaq llevó a los Daes Abuchaibe de la incertidumbre a la alegría. Tocar la campana en Nasdaq por segunda vez, es histórico. Pero ¿qué tiene tiene que ver «el caldo con la tajá» cuando se habla de las grandes fluctuaciones de las acciones de Tecnoglass en Nasdaq y el escándalo de los $70 mil millones (18.3 millones de dólares) que se perdieron con el contrato de Centros Poblados? A simple vista nada. 

Mientras Tecnoglass pasaba esos tormentosos 7 días, la prima hermana y socia de los Daes Abuchaibe, Karen Cecilia Abudinen Abuchaibe, vivía su propio calvario. Todo a cuenta del multimillonario contrato con Centros Poblados constituida por una de las empresas que en el gobierno de Alejandro Char instaló puntos gratuitos de internet en los parques de Barranquilla. Fue un convenio con Mintic. 

La campana de Abudinen y los 7 días tormentosos de Tecnoglass

Pero, a diferencia de los hermanos Daes Abuchaibe, a Karen Cecilia no la salvará la campana. En cambio, si no fuera Mintic y desprovista de esa obligación de adjudicarle el contrato, no al mejor, sino al que sus superiores decidieron, estuviese sonando la campana de cristal en Nasdaq como una de las tres Chief Executive Officer (CEO). O sea, una de las tres primeras ejecutivas de Tecnoglass. Mas sus días están contados en el gobierno de Iván Duque. Sobre ella pende una espada de Damocles. Otra desgracia para Karen. Ella todavía no se ha recuperado de la muerte de su amada madre Jousette Abuchaibe, tía de los Daes Abuchaibe. Se la llevó el Covid después de estar dos semanas en UCI en el mes de mayo de este año. El dinero no fue suficiente para salvarla.

En tanto si uno ahonda en las causas de los siete días que estremecieron a Tecnoglass, notará que la economía y, específicamente el sistema financiero, es el resultado de la conducta humana. Así lo explica la psicología cognitiva. Esto es, que como Karen Abudinen Abuchaibe (Mintic), es prima y socia de los hermanos Daes Abuchaibe, dueños de Tecnoglass Inc., los inversionistas son presas del temor. Tanto como que casi todos los $70 mil millones del anticipo se fueron para Estados Unidos. Y ya Karen tenía lista la resolución de pago de los otros $25 mil millones que debían anticiparle a Centros Poblados. ¿Por qué Karen Abudinen prefiere ser ejecutiva del gobierno y no de la exitosa empresa de sus familiares y mecenas? La respuesta se puede resumir en una sola frase. Los Daes Abuchaibe ganan más como contratistas del Estado que con Tecnoglass

La ministra que fue empleada en los Estados Unidos con el Banco Interamericano de Desarrollo—BID, renunció para venir a dirigir en Barranquilla la fundación Nutrir (hoy Nu3) que posteriormente tuvo una importancia inusitada en Barranquilla y Atlántico. Luego Karen Abudinen pasó a la administración de Alex Char y Elsa Noguera. Antes de esos cargos, ya había estado en la regional del ICBF. En la administración de Juan Manuel Santos dio un salto de canguro. Pasó a ser la segunda de Cristina Plaza en el Bienestar Familiar como directora de primera infancia. Aquí diseñó un nuevo modelo de contratación para la atención de este sector en todo el país.

Luz—oscuridad—luz

Barranquilla conquista a Nasdaq. Los siete días que estremecieron a Tecnoglass. ¿Habrá mejores momentos?

La bolsa refleja las alegrías, frustraciones, incertidumbres y diferentes matices emocionales de los inversionistas. Pero también es el espejo del estado emocional de los propietarios de esas empresas. Esto lo entendí cuando me puse a estudiar la motivación humana desde la neurociencia. ¿Quién iba a pensar que después de los siete días oscuros, los hermanos Daes Abuchaibe iban a sonar de nuevo la campana de Nasdaq? Pero sucedió. ¿Solidaridad con una empresa barranquillera que por primera vez se mete entre los grandes del mundo? Es muy probable.

De acuerdo a la última información de la bolsa de Nasdaq de Nueva York, las acciones de Tecnoglass venían subiendo como espuma hasta alcanzar el 10 de agosto 24,6 dólares. Sin embargo, una vez estalló el escándalo del ministerio de las Comunicaciones con la adjudicación evidentemente fraudulenta del contrato de $1.07 billón a Centros Poblados, se inició el período de los 7 días que estremecieron a Tecnoglass. Luego surgió una luz y cerraron la bolsa con una variación positiva de 5,32 dólares que les permitió subir al podio.

Así fue recibido por los Daes Abuchaibe el segundo toque de la campaña en Nasdaq.

Los 7 días que estremecieron a Tecnoglass

Como se puede apreciar en la gráfica de Investing (dele clic) que se adjunta, las acciones de Tecnoglass comenzaron a caer desde el 11 de agosto. Ese día Abudinen Abuchaibe pidió aplazar la audiencia que tenía prevista sobre la caducidad del problemático contrato. Al día siguiente desde que se dio a conocer el hecho en el mercado internacional de los Estados Unidos, las acciones en Nasdaq cayeron. Toda vez que los pequeños ladrones de cuello blanco se llevaron el dinero para los Estados Unidos supuestamente para adquirir implementos tecnológicos con el fin de montar los puntos de internet del contrato con Mintic.

Cuando el mes de agosto despuntaba, había algo raro en el comportamiento de las acciones de Tecnoglass. Comenzaron a caer. Presagiaba que agosto sería un viacrucis para Tecnoglass. El caso sucedió poco después de conocerse que el Banco Itaú denunciara la falsedad de las garantías presentadas por Centros Poblados. Los inversionistas se pusieron nerviosos. Vinieron 4 días consecutivos de caída hasta el 5 de agosto. Cerró en rojo con 18,83. Nada halagüeño. 

Como se puede apreciar en la gráfica, las acciones de la empresa orgullo de Barranquilla, tuvo una recuperación contundente. Recuperación que duró hasta el 10 de agosto. Incluso, alcanzó un techo histórico de 24,6. Los hermanos Daes Abuchaibe, con sus socios, brincaban de un solo pie. Pero el 11 de agosto comenzó su caída. Fueron siete días oscuros para Tecnoglass. Siete días que la empresa se desvalorizó en la medida que los medios de comunicación especializados daban cuenta del escándalo de Mintic.

La campana salvó a los Daes

La campana de cristal puede quebrarse con el caso de Karen Abudinen Abuchaibe.

Sin embargo, la segunda campana salvó a los Daes Abuchaibe de irse a la lona. Los medios de comunicación del país destacaron su subida al podio en el escalafón de Nasdaq. El 20 de agosto la acción cerró en 21,82 dólares, luego de 7 días oscuros que angustió a la familia orgullosamente costeña.

Los Daes Abuchaibe celebraron con bombos y platillo el tener que sonar la campana por segunda vez. Pero fue una celebración con salsa agridulce. Mientras ellos celebraron, su familiar y socia, Karen Abudinen Abuchaibe, vive un verdadero viacrucis por cuenta de Centros Poblados. Sus familiares estaban tan ocupados, que no le pusieron atención a la angustia de la ministra. Al fin y al cabo ella llegó a ese cargo gracias a los aportes que sus primos hermanos le hicieron a la campaña del presidente Iván Duque. De la misma manera como lo hicieron con Juan Manuel Santos y el presidente Uribe. Los Daes son socios estratégicos de los Char. Pero son más poderosos. La tula de los Daes es quizás más grande que la de los Char.

Empero, vino la recaída. Luego de estar las acciones en 23,58 dólares el 23 de agosto y de haber sonado la campana, tuvo dos días consecutivos con saldo en rojo al cerrar el 25 de agosto en 22,33 con una variación de —3,31. El último día de la bolsa de esta semana, las acciones de los Daes Abuchaibe tuvo otra oxigenación al cerrar el 27 de agosto en 23,14 con una variación positiva de 3,63

¿Y los inversionistas a qué le temen? Es el tema de la próxima entrega.

La narcoeconomía: el atentado a «Yuyo» Daes y asesinato de Losada (IV)

Comparte este artículo: