Rosalía posó como Eva en el paraíso. De algo sirve el coronavirus.

La sensual Rosalía

Sus labios carnosos, de rojo carmesí, humedecidos por la lascivia, resaltan la desnudez de su aterciopelado torso. Así esta Rosalía, mi Rosalía, la cantante de flamenco y la del éxito Con altura, al lado J. Balvin. Posó como Eva en el paraíso.

Las curvaturas de sus protuberantes nalgas rompen la serenidad de los sentidos masculinos y femeninos. Apenas son cubiertas por esa sábana blanca que roza su piel canelosa, brillante y deseosa. Si, esa sábana blanca no se si quitarla o dejarla para que mi imaginación vuele o quede atrapada en el relieve de su trasero.

Esa es mi Rosalía, quien me cautivó cuando la escuché por primera vez con la poesía hecha canción del poeta catalán José Agustín Goytisolo, Palabras para Julia. Canción que escuché en la versión de Paco Ibañez.

Rosalía en su desnudez

Tener a Rosalía a un clic como su madre la parió, la vida nos hace más bella en estos tiempos de coronavirus y en la soledad de nuestras casas. Bello su cuerpo, bella la vida y los sentidos. Bella la textura de su voz. Me alimenta el alma y me hace sobrellevar este tiempo de confinamiento. ¡Viva mi bella Rosalía!

No me gustan los conciertos masivos. La prefiero que me cante en la privacidad de mi alcoba, en la sala y en la cocina. Al fin y al cabo todo esta en mi imaginación.

Y como no soy egoísta, aquí comparto la desnudez de la bella Rosalía que me hizo recordar que también soy poeta, como en aquellos tiempos de mi lejana juventud.

Compartir.

Sobre el Autor

Avatar


Dejar una Respuesta