logo Vox populi voxpopuli.digital
Mi Ciudad Mi País Análisis Opinión Entrevista Nueva Generación Deportes

Sin el traidor de Judas, Jesús no hubiera cumplido su misión

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:

Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen. (Mateo 5:44)

Sin el traidor de Judas, Jesús no se hubiese sacrificado y perdonado los pecados de la humanidad. La existencia del maligno es necesaria para edificar a los que están glorificados por Dios. Sin Goliat, David no hubiese demostrado que tenía el poder de Dios. De la misma manera, sin la persecución de los pastores Arrázola contra este periodista, no hubiese subido de nivel. Para la gloria de Dios, Lucio está en otro nivel espiritual, material y profesional.

A los Arrázola nunca los he injuriado ni mucho menos calumniado. En mis escritos no hay una sola frase que viole sus derechos al buen nombre y a la libertad religiosa. A ellos se les olvida que no solo son pastores sino también líderes políticos patrocinados por Álvaro Uribe Vélez, el gran timonel de la extrema derecha colombiana. Y como tal, deben ser tratados.

Goliat, era un gran filisteo que tenía arrinconado al ejército de Israel. Goliat le propuso un desafío a Saúl, jefe de ese ejército, que escogiera a cualquier soldado para que se batiera con él. Que si Goliat ganaba todos los israelitas serían esclavos de los filisteo. Pero si el soldado de Israel ganaba, podrían irse libres.

Sin judas, Jesús no hubiese lavado nuestros pecados

A pesarde la amenazas de muerte, vivo a plenitud mi vidaCuenta la Biblia que Saúl quedó intimidado. Pero surgió un joven, el menor de 8 hermanos, y se paró en la raya. Se encomendó a Dios. Escogió bien su arma, una cauchera (honda) y varias piedras. Y se enfrentó al gigante Goliat. Le dió duro a la cabeza con una piedra que había disparado con ardor. El gigante se desplomó como si fuera un árbol frondoso. La gloria era de Dos, la victoria era de David.

A veces los enemigos te edifican. Y aquí entiendo la palabra del Nazareno al decir que debemos amar y orar por nuestros enemigos. Yo oro por los esposos Arrázola. Esta intercesión  espiritual la hago con sinceridad. Y me ha funcionado. Hoy soy más fuerte. Mi espíritu se ha fortalecido. Mi mente también. En términos materiales, estoy mejor que cuando los Arrázola comenzaron la persecución contra este periodista.

Judas hizo que Jesús cumpliera su misión

Definitivamente, sin el traidor de Judas, Jesús no hubiera lavado los pecados de la humanidad con su sangre sagrada. ¡Hay poder en la sangre de Jesús! Con esta sangre limpio el camino para apartar a mis enemigos, los cuales han caído sin que yo levante un dedo. Hace tres días murió de un infarto fulminante Edgar Moscote, gerente de la Ese de Dibulla. Su amenaza contra mí fue fuerte, muy dura. Le dijo a un conocido que si yo llegaba por allá me iba a levantar a tiros. La Fiscalía enmudeció frente a las denuncias que presenté. Sin mortificarme, esa pelea se la dejé a Dios.

Sin la maledicencia de los Arrázola, Lucio Torres no hubiese demostrado que tiene madera, no solo para predicar la palabra de Dios, sino de glorificarlo con su ejemplo de amor al prójimo. Cada investigación periodística que desarrollo se convierte en un sacrificio personal, porque es motivo para la persecución de algunos que me quieren ver muerto y otros presos para callarme.  Pero en mí, hay un David que se levanta para vencer a los gigantes. Las batallas que libro, demuestran esta gran verdad.

Te puede interesar:

27 preguntas para un juez censor del periodismo libre.

¿Qué dulcecito recibiría el juez Herrera para arrestar al periodista?

Comparte este artículo: