logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Un oportunista en la Marcha 28A en busca de popularidad

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
El oportunista en la Marcha 28A. Dau fue abucheado por los marchantes espontáneos.

Diferentes sectores de la opinión pública de la ciudad, a través de las redes sociales de internet, estimaron la participación del alcalde William Dau Chamat como un oportunista de derecha con la complicidad de una izquierda liquidacionista. Este sector está liderado por David Múnera Secretario del Interior, otrora sempiterno opositor de los gobiernos. Hoy, come en el mismo plato que le extienden los malandrines 

Es una izquierda vendida por un plato de lentejas, mejor dicho, 500 platos de lentejas. Son 500 órdenes de prestación de Servicios—OPS que le cuesta al pueblo de Cartagena alrededor de $2.500 millones. Dau los tiene comiendo en sus manos como los turistas a las palomas de la Plaza de San Pedro. De la misma forma como los tuvieron los hermanos Moreno Roja cuando administraron a Bogotá.

Tu papá fue abucheado

William Dau y su séquito huían de los señalamientos de la gente mientras le decía a su acompañante «tu papá te quiere». Debieron salir abucheados cuando la gente les gritaba.

«William Dau, se han ahogados muchas personas en el canal del Campestre y no has hecho nada. William Dau, no nos ignore. Te estamos grabando».

Dau no solo es un demagogo y embustero patológico, también es un gran manipulador. El alcalde de Cartagena, William Dau Chamat, había publicado un comunicado ayer donde ordenaba a la ciudadanía abstenerse de participar en la Marcha 28A. Así lo registraron los diferentes medios de comunicación. Incluso, fue primera página de El Universal.

No obstante, luego de conocerse el aumento de su imagen desfavorable (57.5%) con la encuesta de Yarumo Ecoanalítica, sus asesores le recomendaron darse un baño de popularidad con las masas proletarias. Así dirán que por primera vez un alcalde participa en una marcha de los trabajadores. ¡Falso! Las políticas públicas sociales de Dau no existen en la práctica.  

Y eso fue posible, porque en su gabinete se encuentra el secretario del Interior, David Múnera, quien siempre ha pelechado de los sindicatos y de la CUT.  Ahora busca su pensión con un salario de más de $13 millones de pesos más gasto de representación.

El oportunista y la izquierda liquidacionista

El oportunista y el liquidacionista obrero. La tortilla se volteó a favor de una izquierda burocrática y liquidacionista como en los tiempos de los hermanos Moreno en Bogotá.

William Dau tiene más de 500 órdenes de prestación de servicios para las diferentes organizaciones de la izquierda de Cartagena. Aquí la integran Colombia Humana, Unión Patriotica, Partido Comunista, Dignidad (MOIR), Alianza Verde, Polo Democrático. Su líderes están comprados.

En la administración hay directivos sindicales de la Central Unitaria de Trabajadores que se han puesto al servicio de la política liquidacionista de la administración de Dau Chamat. Los partidos de izquierda no han dicho absolutamente nada frente a la ineptitud del Distrito para invertir recursos para erradicar la pobreza. 

Los líderes de esa izquierda dogmática y traicionera carecen de conciencia de que esta administración no haya construido una sola vivienda para los más pobres de la ciudad.

También se silenciaron cuando centenares de trabajadores honestos fueron desvinculados del Distrito so pretexto de combatir a los malandrines. Lo curioso, la CUT no publicó un solo comunicado para denunciar esas arbitrariedades con el personal más vulnerables de los trabajadores. Allí se silenciaron para denunciar la estabilidad reforzada de la población en condiciones de discapacidad.

El oportunista y su catadura 

Los líderes de izquierda y del sindicalismo de Cartagena mostraron su verdadera catadura. Reciben las migajas del poder. Las migajas que les da un alcalde al servicio de un proyecto político de los fondos buitres.  Es la expresión más degradante del capitalismo decadente. Capitalismo que se alimenta del cadáver insepulto de la pobreza y la desigualdad social.

Este sector burocrático de la izquierda también decadente está personificada por los diferentes secretarios y directores de instituciones distritales. Vale señalar las secretarías del Interior (David Múnera, asesor sindical), Secretaría de Participación (Armando Córdoba Alianza Verde Colombia Humana), PES (Kairen Margarita Gutiérrez), Escuela de Gobierno (Cielo Blanco), entre otras.

Como en los viejos tiempos del gobierno de los hermanos Moreno Rojas en Bogotá, Dau le da lo suyo a cada quien. Así como fuimos capaces de denunciar esta vieja práctica de la vieja izquierda en un gran debate que hicimos Gustavo Petro y yo en el pleno de la Dirección Nacional del Polo, ahora seremos contundente. Presentaremos el Libro oscuro de William Dau. Con esto se demuestra que la corrupción no es solo de la derecha que detenta el poder. También es de una izquierda que se vende por un plato de lentejas.

Te puede interesar:

En Marcha 28A se desafío al Covid-19, peor que la Reforma Tributaria

¿En dónde están los asesinos del comunista Giacometto?

Comparte este artículo: