logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Corvivienda muere lentamente en el gobierno de Dau (II)

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
Corvivienda muere lentamente. No han hecho nada. El año pasado se gastaron $26 mil millones y no construyeron una sola vivienda.

Corvivienda muere lentamente en este gobierno de William Dau. ¿Correrá la misma suerte de Edurbe, Transcaribe? En un año los sabremos. Ha pasado un año y cuatro meses del gobierno «incorruptible», y no han construido una sola vivienda. No han legalizado un solo predio. Tampoco han mejorado una sola vivienda de los más pobres. Entonces, ¿para qué tener una burocracia ociosa que se gasta $25 mil millones si no cumple su función social?

Así como sucede en Transcaribe y Edurbe, también está sucediendo en Corvivienda. Es un proceso lento y sostenido que lo llevará a la liquidación. Transcaribe debía transportar 407 mil pasajeros diarios. Desde que Dau llegó no transporta ni siquiera el 50% de los pasajeros esperados. Así como vamos, al término de los cuatro años de administración, Dau habrá acabado con la mayoría de las instituciones descentralizadas

En Corvivienda el año pasado se gastaron $5.500 millones en órdenes de prestación de servicios (OPS) y más de $11 mil millones en funcionamiento. Y no se sabe en dónde invirtieron los $14 mil millones que estaban para inversión. Si una institución no funciona y no tiene resultados  ¿por qué los cartageneros deben pagar esa burocracia ociosa. ¿Tiene razón de que Corvivienda exista?

Corvivienda muere lentamente

¿Por qué Corvivienda muere lentamente en manos de Dau y Castro Castañeda? De acuerdo a la resolución 01 de 2021 de Corvivienda, firmada por su gerente Castro Castañeda, este año se gastarán una suma similar a la del año pasado. El presupuesto es de $25.825 millones para el funcionamiento de Corvivienda durante 2021.

Los datos de ejecución presupuestal fueron presentados por el gerente de Corvivienda, Néstor Castro Castañeda y la jefe de la Oficina Asesora  Jurídica Isabel Díaz cuando fueron citados por el concejo Distrital de Cartagena.

Oficialmente la institución tiene 31 abogados.  Supuestamente están vinculados para brindar asesoría en los programas misionales y en los procesos de gestión. Esto es, Contratación, Atención al Ciudadano (PQRSDF) y defensa judicial. De igual manera la OAJ, tiene dentro de sus competencias funcionales la ejecución del Programa Mi Casa A Lo Legal.

Pero la cifra de abogados puede llegar a más con las órdenes de prestación de servicios (OPS) que el alcalde necesita para atender la alianza con la coalición mayoritaria del concejo.

¿Por qué existe Corvivienda?

La institución fue creada por el Distrito en 2003 para resolver el déficit de 60 mil viviendas de la población más vulnerable. De todos los alcaldes que han pasado, por primera vez, en un año de gestión no han hecho nada. El Acuerdo No. 004 de agosto 26 de 2003 del Consejo Directivo del Fondo de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana del Distrito de Cartagena (Corvivienda), adoptó los estatutos vigentes. 

La actual administración no cumple con los términos de los procesos por falta de diligencia y de conocimiento técnico. Es decir, hay una clara incompetencia. Carece del personal idóneo para esos menesteres. Las OPS contratadas por valor de $5.500 millones solamente lo han hecho para satisfacer necesidades burocráticas del alcalde y de sus aliados. Son OPS producto del tráfico de influencia, ya que no están justificadas.

Por ejemplo, la OAJ de Corvivienda vinculó al abogado Oswaldo Burgos Valets con OPS, porque fue uno de los activistas contra los peajes de la ciudad. Esta protesta fue instrumentalizada por el alcalde para conseguir protagonismo populista y reacomodarse en el contrato con los concesionarios. Es de público conocimiento que el alcalde llevará a su hijo como candidato al senado. Según la exsenadora Aida Merlano, la Concesionaria Vial de Cartagena aportó $3 mil millones para un candidato a la alcaldía de la ciudad. Ese capital lo quiere Dau para la campaña de Abraham, que, como buen palestino como su homólogo Alfonso Hilsaca, tiene amor por la plata.

O sea, Dau y Castro están haciendo lo mismo que los políticos corruptos. Reparten las OPS según sus intereses electorales y no de acuerdo a las necesidades de apoyo a la gestión.

Un gerente inoperante

En ese sentido, las facultades que tiene el gerente de Corvivienda están enfocadas a la solución de vivienda de interés social y del hábitat. Por ejemplo, coordinar acciones con las entidades del sistema nacional de vivienda de interés social para la ejecución de sus políticas. Néstor Castro no tiene buena relaciones con Findeter ni con los altos funcionarios del Ministerio.

Sin embargo el gerente tiene facultad para canalizar recursos provenientes del subsidio familiar de vivienda. Hasta ahora no ha captado uno solo. Los diferentes programas existen porque las anteriores administraciones se los dejó listo para continuarlos.

Además, otras de las funciones es desarrollar directamente o en asocio con entidades autorizadas, programas de construcción. Puede realizar adquisición, mejoramiento, reubicación, rehabilitación y legalización de títulos de soluciones de vivienda de interés social. Debe fomentar el desarrollo de las organizaciones populares de vivienda y adquirir los inmuebles necesarios para cumplir con su objeto.

Análisis comparativo

Los usuarios de Corvivienda se preguntan por qué razón no han hecho nada para atender las necesidades de la población usuaria. Pero sí han sido diligentes para funcionar en torno a sus propios intereses burocráticos. Esto es inadmisible, sobre todo, porque es un gobierno que se ha autocalificado incorruptible, independiente y libre de los malandrines. 

La gerente anterior, Erica Barrios, le dejó a Néstor Castro dos proyectos muy importantes. Ciudadela de la Paz de 1800 viviendas. También el proyecto de mejoramiento Casa Digna Vida Digna. Pero Castro no ha podido con los proyectos.

El primer proyecto está a punto de ser declarado siniestrado por incumplimiento de Corvivienda. No ha atendido al socio constructor para cumplir con los requerimientos que éste le hizo para que el proyecto continuara sin problemas. Así quedó evidenciado en la entrega anterior de este informe periodístico. 

Willíam Dau Vs William García

Corvivienda muere lentamente. García y Barrios se lo dejaron boyante. En poco tiempo Dau lo liquidará.

Algunos seguidores de Dau —que hacen parte de las organizaciones de izquierda que lo apoyan— me cuestionan por qué no escribo sobre la administración de William García Tirado (WGT) en Corvivienda. Pues, les narro hechos concretos y no especulación.  Hacemos salvedad que no tenemos ni hemos tenido ninguna relación política o comercial con WGT.

Cuando WGT fue aliado de Javier Cáceres tuvimos una relación tensa debido al enfrentamiento con el exsenador de Cambio Radical. Fue un enfrentamiento que a él lo llevó a la cárcel 9 años y a mí a 7 años de tensión entre 2006 y 2013.

En este período se produjo mi desplazamiento forzoso a Bogotá, el cierre del informativo radial Vox Populi (2012), la disminución a la mínima expresión de mi patrimonio económico. Mi familia sufrió como consecuencia de mi trabajo de periodista anticorrupción. Recuerden, Javier Cáceres era un senador todopoderoso, presidente del Congreso y aliado del presidente Uribe.

La gestión de WGT

Vamos al balance de García Tirado al frente de Corvivienda. Su período se estableció del 1 de enero del 2016 al 25 de junio del 2018. Un poco más de dos años.

Los resultados de su gestión son evidentes. Efectivamente realizaron 2.800 mejoramientos de vivienda. Expidieron 2.100 escrituras para la legalización de predios. Entregaron 2.000 subsidios de vivienda entre parciales y totales. Intervinieron 560 calles y canales en el Programa Integral de Mejoramiento de Barrios-PMIB.

Quiero decir que el balance de la gestión de WGT no se refiere a lo que gestionó sino a lo que efectivamente entregó en ese período. Ese informe lo pueden constatar en la misma página de (déle clic) Corvivienda. No estoy entregando cifras de inversión económica neta sino de resultados efectivos de su gestión. Tampoco de lo que gestionó y quedó para la siguiente gerente Erica Barrios.

La liquidación

Sin duda, la liquidación de Corvivienda está a la vuelta de la esquina. Si llegamos al final del presente año y los resultados sean pírricos. No valdría la pena gastarse $25 mil millones en burocracia. Con este dinero se pueden adjudicar más de 2.5 mil subsidios. ¿Cuantas casas se podrían construir para los sectores vulnerables o para los damnificados de San Francisco o de la ola invernal?

No se trata de atacar o defender una u otra administración de Corvivienda. Como periodista de investigación, debo presentar evidencias y hechos para demostrar una hipótesis. Contrastar información y enfrentarla a la realidad. No soy periodista que sirve de eco a lo público. Ejerzo un control social desde mi perspectiva periodística.

Si no se corrige lo que estamos planteando, es muy posible que en un año esta administración esté hablando de la liquidación de Corvivienda como lo está haciendo con Edurbe. ¿Esperaremos que se complete cuatro años para reaccionar? ¿Quién salvará a Cartagena de Salvemos a Cartagena?

Te puede interesar

En riesgos «Ciudadela de la Paz» por negligencia de Corvivienda

Comparte este artículo: