logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

El mundo en tus manos y no lo sabes. Era Virtual (II)

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
El mundo en tus manos… y no lo sabes. La Era Virtual nos puede liberar. Cortesía.

Estamos en el principio de  una nueva era tan importante como la Era Industrial donde la máquina de vapor revolucionó todo. El coronavirus exacerbó el movimiento de las placas tectónicas de la humanidad. Si bien no parió la era, fue su partera. La recibió en sus brazos. La hizo visible para la mayoría de la población. El mundo en tus manos es la característica principal de la Era Virtual.

Pero el problema es que los seres humanos no somos conscientes de ese poder. Pues, el mundo está en tus manos… y no lo sabes.

No vamos a discutir la datación inicial de la Era Virtual que llegó para quedarse. Puso el mundo en tus manos. Quedó atrás el siglo XX lleno de holocaustos y, al mismo tiempo, de grandes inventos para el desarrollo de la humanidad. Se conquistó el gran discurso de los derechos humanos. El siglo cerró con la caída estrepitosa  (1989) del Muro de Berlín y la vaporización de una utopía iniciada con la Revolución de Octubre (1917).

El mundo en tus manos

Si, hoy el mundo en tus manos. Ahora nuevas lecturas debemos hacer desde la historia para el porvenir inmediato. Las ciencias sociales, la política, la filosofía y la cultura se revolucionarán. Tendremos un nuevo modelo de educación. Las ciencias nos indican que la humanidad dio saltos dialécticos, cuantitativos y cualitativos. Que el futuro no será una disputa entre burgueses y proletarios. Que si bien se desvaneció la utopía política de la Revolución de Octubre, tampoco será de «distopía» (contrario de utopía).

Ahora el ser humano regresará con nuevos sueños desprendido de la dictadura de los partidos políticos. Tiene la posibilidad de alcanzar una nueva utopía por sus propios medios. Pues, esta Era nos permitirá ser libres sin aplastar a nuestros contrarios. Sin dictadura del proletariado. Sin dictadura del mercado. La diversidad del pensamiento y la libertad del conocimiento guiarán el porvenir.

La crisis de dirección

Se acabará la dictadura de los partidos. Las fronteras ideológicas entre izquierda y derecha serán más difusas y confusas. ¿Por qué? Como decía Jorge Eliécer Gaitán, en términos coloquiales, el hambre no es conservadora ni liberal. Nos liberaremos de los partidos políticos y construiremos nodos políticos horizontales. Nacerá un nuevo liderazgo político basado en el reconocimiento del otro y no en su supresión.

Carlos Marx y Federico Engels pensaron la Era Industrial con una visión diferente a la dominante. Diferente al concepto de Adam Smith. Pero tanto Smith, quien creía en el poder del mercado como autorregulador, como Marx, quien lo controvertía, solo pensaron la Era Industrial. Ahora el pensamiento crítico en la economía nos debe llevar a un nuevo concepto donde el mercado no será el rey sino el conocimiento y la Big Data.

Pensaremos, por ejemplo, en una economía para la vida, como dice el pensador Franz Hinkelammert.  No será la vida para la economía como en la Era Industrial sino la economía para  el «Buen Vivir».

León Trotsky dijo en 1935:

«la crisis de la humanidad se reduce a la crisis de dirección».

Y si el mundo lo hubiese escuchado, el fascismo y el nazismo no hubiesen sembrado de terror a la humanidad. Tampoco la «Guerra Fría» hubiese aparecido después del holocausto Nazi. Estados Unidos y la Unión Soviética no nos hubiesen llevado «a la crisis de los misiles» en Cuba. De presentarse este hecho, el mundo hubiese explotado en mil pedazos con una guerra nuclear.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Trotsky dijo algo que hoy es más patético que nunca. La crisis de dirección en el movimiento popular era la crisis de la humanidad. Esta misma crisis de liderazgo llevó al triunfo del Brexit, en Inglaterra, de Trump en Estados Unidos y del NO en Colombia. Pero también, de los gobiernos de extrema derecha del mundo que llevaron la dictadura del mercado al paroxismo.

¡Seremos libres o esclavos!

La Era Virtual, contraria a la Era Industrial, es como una espada de doble filo. Escogerás el filo que quieras. El filo de la libertad o el filo de la esclavitud. Los trabajadores (empleados) jamás serán libres si necesitan empleadores para existir. Como periodista y educador —en la Era Virtual— no tengo patrón. El patrón de mí soy yo. Desde que entendí esto, mi visión se me despejó y expandió.

Uno escogerá su propio porvenir. ¿De quién depende? Serás su propio patrón para vivir, «el buen vivir». Esta oportunidad la da la Era Virtual que se basa en la explotación racional de los recursos naturales. La energía fósil es de la Era Industrial. En tanto, la energía sostenible de la Era Virtual. Los titanes de la economía mundial de ahora no son continuadores de los «barones ladrones», el legado dejado por Rockefeller, Morgan, Vanderbilt, y otros al final del siglo XIX.

Ahora los titanes de la economía son los dueños de las grandes redes de la comunicación social. Son propietarios de la Big Data mundial. Es el «petróleo» de la Era Virtual. Ellos le vendieron los datos personales de la ciudadanía estadounidense a una élite ultraconservadora para que Trump se alzara con el gobierno. 

Y si bien la globalización hizo a los ricos más ricos y se extendió la desigualdad social y económica, la esperanza de vida aumentó, incluso en los países que el mundo industrial les llamó Tercer Mundo. Según los datos del Instituto de Estadística de la Unesco de 2016, la esperanza de vida al nacer es de 72 años. En el siglo XVIII era de 30 años. Pero en 1900 era de 50 años.

En las últimas tres décadas de desarrollo tecnológico aplicado a la economía y a la cultura, la calidad de vida aumentó en una proporción superior a la de 200 años de la Era Industrial.

Un ciclo de larga duración

Comenzará una década de incertidumbre en la economía, según el Deutsche Bank. No es una predicción agorera del capitalismo ni tampoco de los anticapitalistas. No. Es reconocer que la humanidad sufre ciclos largos que se repiten como el movimiento de los cometas. Ciclos medianos y ciclos cortos, como los concibió el historiador Fernand Braudel en su paradigmático libro Mediterráneo. Desarrolló la idea de los ciclos largos, ya propuesto por Carlos Marx y Federico Engels.

Pero Braudel nos habló de ciclos cortos, medianos y largos de la historia que se mezclan como una partitura musical. Así pasa el tiempo de la historia. Y el tiempo de la vida. Hoy, el conocimiento puede permitir educarnos en la consciencia. Mejor, en la autoconsciencia. La historia universal está a un clic. El mundo está en tus manos, en el teléfono. ¡Necesita una Mente Maestra que lo dirija!

Según diversas encuestas (Deloitte) que se han hecho, el 98% de las personas que tienen teléfonos inteligentes no  son inteligentes en su uso consciente. Solo lo usan para trivialidades. Son esclavos del teléfono.  Y de aquí salen las víctimas del miedo, de los fake news, en fin, de la manipulación de los que manejan la Big Data. Es decir, no son libres.

La máquina de vapor trajo como consecuencia la aparición del desarrollo industrial del capitalismo. El origen del proletariado y de los capitalistas. La globalización y la automatización. La emigración del campo a la ciudad. La creación de las grandes urbes. El crecimiento de la población. El nacimiento de los cacaos de la economía mundial y del imperialismo, como forma política de dominación transnacional. El smartphone (teléfono inteligente) en la Era Virtual puso el mundo en tus manos. ¿Lo sabías?

La tensión Chino—Norteamericana

Si las grandes potencias deciden. ¡También tú tienes el mundo en tus manos y puedes decidir tu futuro! La acumulación capitalista se verá afectada por la desvalorización del capital global alcanzado en ese período. Los gobiernos se endeudarán cada día más para responder a sus necesidades y se volverán más inestables.

La geopolítica estará determinada por la tensión entre la economía norteamericana y la china. Por tanto, los dos estados disputarán la supremacía que determinará la correlación de fuerzas del nuevo orden mundial. El estudio dice:

«Por lo tanto, atrae un choque de culturas e intereses, especialmente a medida que China se acerca a ser la economía más grande del mundo».

Todo indica, según la investigación, que Europa tendrá un período de inestabilidad en la próxima década. Pues, las divergencias económicas probablemente aumentarán aún más. Causarán más estrés a los gobernantes después de la Covid.

Los 8 acontecimientos

El grupo de investigadores de la Deutsche Bank explica que son ocho temas que definirán la Era que se inicia:

  1. El deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China y la reversión de la globalización desenfrenada.
  2. Una década decisiva para Europa.
  3. Incluso una mayor deuda y avance de la Teoría Monetaria Moderna (MMT). Explica que los gobiernos deberían crear dinero para financiar directamente el gasto público o los recortes de impuesto.
  4. ¿Inflación o deflación?
  5. La desigualdad empeora antes de que se produzca una reacción y un retroceso.
  6. La brecha intergeneracional se ensancha.
  7. Se construirá el debate sobre el clima.
  8. ¿Revolución tecnológica o burbuja?

Y se mueve…

Las placas tectónicas de la economía dominante están inestables. Y se han hecho más deslenables que aquel interregno (1917—1939) que antecedió el gran holocausto de la humanidad dominado por el afán de lucro. Fue el período que poco hemos analizado, pero el que más nos impactó. Las revoluciones, las guerras mundiales y los craks no son causas sino consecuencias.

Por ejemplo, el «Crack del 29» fue resultado del reacomodo de la economía después de la Primera Guerra Mundial y de la primera pandemia de la globalización con la «Gripe Española». Marcó una etapa superior de la economía industrial con la expansión de la economía y de la aparición del imperialismo.

Surgió como dominante el sistema financiero. Por primera vez los industriales entendieron que no estaban solos en la hegemonía. Se dieron cuenta que venía irrumpiendo —sin pedir permiso— el poder financiero de Wall Street.

Y se trata del comportamiento humano. Esta conducta está determinada —en primera instancia— por la estructura y patrón mental de los individuos. En segunda instancia, por sus intereses económicos. Y en última instancia, por su supervivencia colectiva. Si el ser humano no es consciente, nunca sabrá lo que hace. Ni entenderá que lo primordial es la supervivencia colectiva, humanos y naturaleza.

Nosotros reaccionamos en forma inmediata con la mente subconsciente. Los agentes de Wall Street, presa del estrés y de las emociones negativas, se lanzaban desde las ventanas de los grandes edificios de esa famosa calle cuando descubrían que estaban arruinados. Así creían huir de sus propios sentimientos.

La Era Virtual llegará a ser hegemónica. No sé si dentro de 10 ó 30 años. Pero lo será tarde o temprano. ¿Estamos preparados? ¿Nos hemos dado cuenta que tenemos el mundo en las manos? O mejor ¿cómo hacemos para que sea posible un mundo mejor?

Solo si resolvemos dos elementos podremos construir un porvenir para el buen vivir. La educación y la comunicación conscientes para construir una opinión pública activa, propositiva, crítica y resolutiva. Así estará, realmente, el mundo en sus manos. Y lo sabrás solo con una Mente Maestra.

Te puede interesar:

Se reacomodan las placas tectónicas de la Era Virtual (I)

Comparte este artículo: