logo Vox populi voxpopuli.digital
Mi Ciudad Mi País Análisis Opinión Entrevista Nueva Generación Deportes

En Talaigua Nuevo 130 familias esperan que la alcaldesa no les quite su lote para vivienda

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
Las 130 familias tomaron posesión del lote que la alcaldesa Leonor Carpio le cambió su destinación final.

En Talaigua Nuevo, uno de los municipios de la Depresión Momposina, con un alto déficit cualitativo de vivienda, se presentó un caso sui generi. Ciento treinta familias resultaron beneficiarias de los subsidios de vivienda de interés social entre 2007 y 2008. Trece años después (2021) no tienen casas, están sin subsidios. Ahora la alcaldesa, Angélica Leonor Carpio Quintana, le cambió la destinación del lote donde se iban a construir sus viviendas.

En el año de 2011, el proyecto de vivienda fue declarado incumplido. Las 130 familias beneficiarias del proyecto quedaron sin el proyecto y sin subsidios. Pasaron a un estado que el Fondo Nacional de Vivienda les llama «restitución por indemnización», tal como le respondieron a alcalde de 2017, Gerardo Arias Zuluaga. Esto es, que se pueden postular nuevamente para los diferentes proyectos de vivienda que se desarrollan en el municipio o en cualquier parte del país. 

¿Por qué la alcaldesa se olvida de la Ciudadela Nueva Talaigua?

Sin embargo, la situación tuvo un giro extraño en diciembre de 2020. La alcaldesa Carpio Quintana y los concejales del municipio de Talaigua Nuevo, en forma injusta con las 130 familias, le cambiaron la destinación del lote de hectárea y media. Ahora su destinación es para proyectos sociales diferentes a vivienda de interés social.  El predio madre, de matrícula 065—25607, está ubicado en la carrera 3 No 17-189. La matrícula inmobiliaria del lote que la alcaldesa le cambió el uso es la No 065-25873. 

Es así que Ángelica Leonor Carpio se presentó en la Notaría Única de Santa Ana, Magdalena, el 19 de febrero de 2021 con el fin de elevar a escritura pública el cambio de destino del lote No 1. De esta manera, se protocolizó la escritura pública No 062/21.

¿Qué justificación tuvo la alcaldesa para cambiarle la destinación de este predio? ¿Acaso no es hacerse un haraquiri con su plan de desarrollo municipal? El hecho de cambiarle el destino señalando, está diciendo que en Talaigua Nuevo no se necesita construir vivienda de interés social. Es sabotear sus propias metas para la construcción de vivienda de interés social en el municipio.

La administración de Angélica Carpio tiene en el plan de desarrollo Talaigua se Mueve a la Prosperidad (art. 12) una linea estratégica denominada Tejido Social. En el plan estratégico tienen un indicador que se llama Predios gestionados catastralmente. La meta en los 4 años es gestionar 1000 predios. ¿Qué tiene para resolver el déficit de vivienda cuantitativo de 7.5% y cualitativo del 79% al año de 2005? Hoy estas cifras están totalmente desfasadas.

La génesis del problema

Este lote fue destinado para la construcción de 130 viviendas de interés social en 2008 en el gobierno de Fernando Matute.

Entre el año 2004 y 2005 se suscribió el convenio No 002/04. ¿Quiénes suscribieron el convenio? Luis Amador Rodríguez, alcalde de Talaigua Nuevo y, por otra parte, Jhon Merlano Peñafiel, representante legal de la organización Fundación Dignidad y Prosperidad—FUNDRIPO. Se suscribieron los convenios No 01 de 2006 y No 02 en 2008 para la construcción de 100 viviendas y luego se amplió a 130 en el proyecto denominado «Urbanización Ciudadela Nueva Talaigua».

En una visita técnica realizada por la Contraloría General en Talaigua Nuevo (19 y 21 de febrero de 2018), atendida por el secretario de Planeación de la época, Gerardo Guerrero Montenegro, quien entregó un A—Z (carpeta de archivos) de los documentos del proyecto Ciudadela Nueva Talaigua. En el acta de la visita se entregó la certificación del secretario Administrativo y Financiero, Hernando Bravo Castro,  que no hallaron recibos de pago de los convenios por parte del municipio de Talaigua. (Ver acta de la visita).

El alcalde de la época (2007-2008), Lucho Amador, compró un lote que no era acto para el proyecto. Su sucesor, Fernando Matute ((01/01/2008—31/12/2011), adquirió otro lote de dos hectáreas destinados a vivienda de interés social. Allí se incluyó el área destinada a edificar las 130 viviendas de las familias beneficiadas del proyecto Ciudadela Nueva Talaigua. 

A pesar de que el constructor recibió los $1.000 millones del Fondo de Vivienda y los $274 millones de los subsidios, no construyó una sola vivienda. Tampoco hizo las obras de urbanización del lote. Todo quedó como un lote baldío del municipio de Talaigua. ¿Por qué Fernando Matute no obligó a que Merlano ejecutara la obra? En la segunda entrega se lo diremos.

El villano de este proyecto incumplido

Mire este enlace de la toma de posesión del lote. Copie el enlace y comparta. Suscríbete al canal.

En 2011 sucedió un hecho que se veía venir. El Ministerio de Vivienda declaró el proyecto incumplido. Una vez hecho esto, el Fondo Nacional de Vivienda, a través de La Fiducia S.A. le reclamó a la aseguradora Mafre S.A. que devolviera los $1.000 millones entregados al constructor del proyecto Jhon Merlano Pañafiel. El dinero lo devolvió la aseguradora, pero Merlano Peñafiel no fue fiel para devolver el dinero apropiado ilegalmente.

Pero cabe una pregunta ¿Cómo Merlano Peñafiel pudo reclamar todo ese dinero sin hacer nada? El interventor era el secretario de Planeación de Talaigua Nuevo, Cecil Ribón Rodríguez. Ribón dijo que Merlano le había falsificado su firma en supuestas certificaciones de cumplimiento del proyecto. Presentó una denuncia contra Merlano en el 2011 cuando reventó esta trama. Con estas certificaciones falsas, Merlano pudo cobrar los dineros correspondientes al proyecto y engañar a las 130 familias.

Pero no contento con ello, Jhon Merlano Peñafiel, seguía contratando con el Ministerio de Vivienda y recibiendo dinero de diferentes proyectos en la Costa Caribe. En el 2013 se le adjudicaron dos proyectos de vivienda El Gladiador de Malambo, Atlántico, por $2.680 millones para 234 viviendas. Y otro proyecto de vivienda en San Jacinto por 280 viviendas. ¿Los hizo? No tenemos respuesta. En el 2015 se le adjudicó otro contrato por $4.500 millones en Bolívar. ¿Por qué siguió contratando? No lo sabemos. Pero expresa el reino de la falsedad en el mundo de la contratación pública para esquilmar los recursos dirigidos a las personas más necesitadas.

¿Merlano es un villano?

No estamos para juzgar a nadie. Mostramos los hechos en esta historia y sus protagonista. El lector hará sus propios juicios. Pero este constructor llamado Jhon Merlano Peñafiel fue infiel con el nombre que dice su fundación: dignidad y prosperidad. Después del 2011 contrató más de $6 mil millones en viviendas de interés entre 2013 y 2015. (Lea esta propuesta de 2015 para aspirar a un proyecto de $4.600 millones).

FUNDIPRO es un ejemplo claro de que no basta que las personas te digan que te van a salvar o ayudar. Fíjense en el nombre que usan. La organización tiene tres palabras claves. Fundación. Dignidad. Prosperidad. Una fundación es sin ánimo de lucro. ¿Cuánto se apropió ilegalmente del proyecto Ciudadela Nueva Talaigua? $1.274 millones. Dignidad: destrozó el derecho a una vivienda digna de 130 familias. Prosperidad: profundizó más la pobreza de esas familias.

No obstante, lo que hizo Jhon Merlano tiene consecuencias penales. Pero no está preso. Tampoco pagó ninguna sanción. El gobierno nacional lo siguió contratando. En el 2020 tiene un proceso ejecutivo instaurado por el Centro de Recuperación y Administración de Activo. ¿Tendrá cómplices en el alto gobierno? ¿Tendrá a algún parlamentario de socio?

Ciudadela Talaigua Nuevo

Ciudadela Talaigua Nuevo quedó como la Casa en el Aire del maestro Escalona. Ninguna casa se construyó, pero todavía quedaba el lote. Ahora los beneficiarios le solicitaron la asesoría al abogado Marlon David Camelo para reclamar su derecho a una vivienda digna vulnerado por las diferentes administraciones de Talaigua Nuevo.

En 2017 sucedió algo que es necesario reseñar en este informe. El alcalde Gerardo Arias Zualuaga (2017) dividió el predio de tres hectáreas en tres lotes a través de la escritura pública No 139/17. ¿Por qué el alcalde dividió este predio en tres lotes? ¿Por qué no procedió a resolverle el problema de vivienda a las 130 familias damnificadas? Estaba buscando un proyecto de vivienda y otras obras con el Fondo de Adaptación. Esta entidad le dijo posteriormente que no se podía construir ningún proyecto, ya que el río Magdalena pasaba cerca a 150 metros. Por tanto, no era elegible. 

Arias Zuluaga protocolizó la escritura pública No 139/17 emanada de la Notaría Única de Talaigua a cargo de Roberto Prins Pérez. El predio quedó dividido en tres, como ya se dijo. Uno para vivienda de interés social (hectárea y media). El segundo para una biblioteca. El tercero para la construcción de un Centro de Integración Ciudadana—CIC.

Restitución por indemnización

Las 130 familias quedaron en un estado de «restitución por indemnización». Esto significa que tienen el derecho de que se les entreguen nuevamente sus subsidios para que puedan participar en un proyecto de vivienda en el sitio original.  Por esta razón las víctimas han tomado posesión del predio de hectárea y media a espera que la alcaldesa, Angélica Leonor Carpio Quintana, le restituya legalmente el predio para un nuevo proyecto de vivienda.

Si la alcaldesa quiere resolverle el problema a las 130 familias y apuntar un logro en su proyecto de desarrollo municipal, debe inmediatamente presentar un proyecto de acuerdo ante el concejo para que le autorice restituir la destinación del lote No 1. Elaborar un proyecto de vivienda con el fin de ejecutarse este mismo año. 

Pero también puede diseñar un proyecto de autoconstrucción con las víctimas de este robo descarado de la esperanza de 130 familias de tener su viviendas de interés social. Lo puede gestionar y seguro que podrá encontrar más de una entidad que puede apoyarlo.

Próxima entrega: Los cómplices del villano que engañaron a 130 familias de Talaigua Nuevo

 

Te puede interesar:

En Talaigua Nuevo contratan parque sin el lleno de requisitos

Comparte este artículo: