logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Maríamulata enjaulada en un día de lluvia y húmedo

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
Mariamulata enjaulada camina al lado de su marido Arturo Zea Solano. Parece que caminaran al cadalso y no a entregarse al CTI. Cortesìa.

Maríamulata enjaulada en un día de lluvia, caluroso y húmedo. La escena no podía ser más conmovedora. La exalcaldesa Judith del Carmen Pinedo Flórez tomada de la mano de su esposo Arturo Nicolás Zea Solano. Verlos llegar juntos al búnker de la Fiscalia. Abrazarla. Susurrarle no sé que cosa. Y después dejarla sola en un día lluvioso y húmedo de esta ciudad que sigue siendo las «dos Cartagena» desde el tiempo en que Getsemaní era un arrabal de «extranjeros » y negros libertos. Tenemos la Cartagena de los hijos de «papi y mami» y la Cartagena negra y tiznada de olvido. 

¿Doce años Maríamulata enjaulada? Parece que ese será su destino, salvo que la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia le abra la puerta a esa jaula que le espera en Sabanalarga.

Maríamulata enjaulada

Marìamulata escucha la lectura de sus derechos antes de entrar a prisión.

Arturo Zea, su compañero inseparable en medio de esta angustia, está absorto. Ido. No entiende lo que sucede. Ella, Judith Pinedo Flórez, se nota delgada, un poco nerviosa. Luce un vestido a la usanza wayuu, con diez pliegues de los pechos hacia abajo. Esconde un cuerpo que conserva los contornos que apasionó a su compañero de más de 35 años juntos.   Su tapaboca disimula la tristeza que podría sentir.  Todo indica que está también desconcertada.

«¿Qué hago aquí?» Parece que se preguntara así misma. Igual que alguna vez dijo Manolo Duque cuando el fiscal Néstor Humberto Martínez lo encerró en Sabanalarga por apenas una presunción.

Arturo Zea y Maríamulata caminan por un camino que jamás se habían pensado. ¿Condenados por la justicia?

«¿Es una pesadilla? Arturo, pellízcame. Quiero despertar de esta pesadilla». —Podría ser el razonamiento de Judith Pinedo en ese caminar directo al encierro. 

Es una eterna caminata hacia la oficina del CTI. Allí le espera un agente vestido de negro y con una gorra negra que dice CTI. 

La caminata se interrumpe. Hay algunos amigos que se acercan para abrazarla. Esa caminata se hace eterna. Arturo espera con paciencia. Otea su contorno y solo atisba la reja metálica que rodea el búnker de la Fiscalía de Canapote. Del otro lado de la acera, solo ve manglares. Es el lugar predilecto de las mariamulatas que se alborotan cuando se avecina la lluvia en este día caluroso.

Camino al CTI

Ya están en el primer torniquete de la entrada de la Fiscalía. La identificación. El abogado defensor. ¿La prueba Covid? ¿La vacuna Covid? Todo pasó a segundo plano. Y ahora a buscar la oficina de destino para la presentación formal ante la justicia. Llegó el momento de dejar sola a su Mariamulata. Entregársela a unos tipos vestidos de negro que tienen en su pecho las tres letras de «CTI». 

Todavía están en la primera puerta. Un torniquete de entrada y otro de salida. Cuando fue alcalde, este edificio no se había terminado. Lo construyó la gobernación de Bolívar en la época de su archienemigo político Juan Carlos Gossaín. Lo terminaron en el primer tramo del gobierno de Dumek Turbay Paz, ya que al edificio no tenía el cableado eléctrico interno.

¡Ah! Gossaín. Maríamulata enjaulada debió recordar que su victoria en 2007 sobre Gossaín fue sorpresiva. Tuvo el mismo patròn que la victoria de Dau sobre García Tirado. ¿Se repitió la historia?

«El Pepe Grillo» de Maríamulata enjaulada

—«¿Cuándo llegaré a la oficina de esos tipos vestidos de negro?». —Pensaria.

Maríamulata, probablemente lo haya pensado sin saberlo, porque no tendría conciencia del presente. Debe estar en el trance de la negación. Su mundo interior estaría atrapado en aquel momento en que tomó esa maldita decisión de vender unos terrenos inalienables. El Distrito no los podía vender. Y lo vendieron a la cadena de hoteles Dann por $250 millones. Si pudiera volver el tiempo y negarse a vender esas playas. Si hubiese verificado el informe de la Dimar, jamás le hubiese puesto la firma a la venta del Polígono Las Velas.

—«¿Por qué mis asesores no me advirtieron de que esos terrenos eran playas y no baldíos?» —Se preguntaría.

Su «Pepe Grillo» (la conciencia) le respondería:

«Maríamulata, el concejal William García Tirado te hizo un debate de control político y te advirtió que no tomaras esa maldita decisión. Pero no le hiciste caso. ¿Por qué? ¿Porque era de la oposición? ¿Porque era tu principal crítico en el concejo distrital? No todas las críticas de tus contrarios son infundadas. ¿Y ahora?».

Aquel año, 2009 le ordenó a su Secretaria de Hacienda Vivian Eljaiek Juan que iniciara los trámites para la venta de esos predios que creían baldíos. Dos años más tarde, García Tirado las tenía empapeladas en la Fiscalía.

¿Vivian? Debe estar viviendo su propio drama. ¿Cómo estará afrontando este estado de cosas? ¿Cosas? Si, la Fiscalía, el Tribunal, la cárcel, los 12 años enjauladas. El mundo para ellas se derrumbó. Todo se derrumbó. «Las dos Cartagena» y cada uno de los elementos de su propuesta discursiva que no lograron cumplir en los 4 años de gobierno con el sello de Maríamulata.

Le apoyaron todos los sectores de poder a nivel nacional. Los medios de comunicación, la Casa Araújo se desempeñó a fondo. Las consabidas encuestas de CM&. Todo lo tenía a su favor.  Igualito como la actual administraciòn. Es el mismo esquema, como si Dau lo hubiese calcado de Maríamulata. ¿Qué pasó? Ahora va rumbo a la cárcel mientras la ciudad vive el caos del primer aguacero del año

La dignidad

Maríamulata con su defensor en el torniquete de entrada a la Fiscalía. Cortesía.

Es de destacar la dignidad de Maríamulata enjaulada. Entregarse. Enfrentarse a la justicia y ponerle el pecho es un acto de valor que merece destacarse. Así lo hizo su amigo Francisco Ricaurte, exactamente hace un mes por el caso del «Cartel de la Toga».

¿Dónde está Vivian Eljaiek? Los ataques sufridos por su aliado William Dau Chamat, quien no resistió sus críticas, pasaron a un segundo plano. Pero Vivian Eljaiek Juan debe seguir el mismo camino de Maríamulata. Ella se internó en la clínica Cemic por un ataque de estrés o de pánico.

Por dignidad se debe enfrentar a esta justicia, aunque la consideremos chueca. ¿Cuántas veces este periodista ha sido perseguido por la justicia manejada por los que detentan el poder? Solo por decir la verdad y defender los derechos humanos me persiguen. He visitado las mazmorras del régimen. Pero he salido absuelto. Y aún me persiguen. ¿Sabe lo hermoso de todo esto? Es que soy libre. Escribo y publico lo que quiero. Lo hago con conciencia y dignidad. Es un legado valioso que le dejo a mis hijos y a las próximas generaciones.

Hago periodismo para sembrar conciencia. No es para ganarme unos pesos. Mi periodismo es para despertar conciencia. Vivo para el periodismo y no vivo del periodismo. Es la regla que sigo en mi vida profesional.

Maríamulata enjaulada en el CTI

¿Maríamulata enjaulada? ¿Cómo dormirá la primera noche? Ya no estará en La Gioconda. No podrá despertarse y ver la bahía. Observar cómo las maríamulatas se disputan la primera comida de la mañana.

Ya se entregó a los hombres de negro que tienen la gorra negra que dice CTI. Es la misma gorra que usa William Dau para disfrazarse de autoridad, la que dice «alcalde».

¿Cómo dormirá Maríamulata sin María Jose, sin Arturo? ¿Recordará sus mejores momentos cuando celebró su victoria sobre Juan Carlos Gossaín en 2007? Ahora tendrá mucho tiempo para reflexionar y escribir sus memorias. «Las memorias de Maríamulata». La cárcel te libera o te entierra, depende cómo la enfrentes. Si lo haces con odio te entierra. De todas maneras, la verdad la hará libre. Ya fue enjaulada Mariamulata en un día de lluvia, caluroso y húmedo. El aguacero dejó tres muertos y una Mariamulata enjaluda.

Te puede interesar:

¿Se entregará Maríamulata después de la condena?

Maríamulata y Panizza, alcaldes condenados de la Casa Araújo

 

Comparte este artículo: