Julian Gallo (Carlos Lozada)
Julián Gallo (Carlos Lozada), en nombre de la Comisión I del Congreso, presidió la audiencia del 4 de diciembre de 2019. Cortesía.

Inconformismo y malestar despertó la forma inconsulta, arbitraria y autoritaria cómo el honorable senador del partido Fuerza Alternativa y Revolucionaria de Colombia (FARC), Julián Gallo, conocido con el nombre de guerra Carlos Lozada, organizó una audiencia pública sin haber consultado con las bases y representantes de las comunidades del Ecosistema Canal del Dique.

La audiencia se convocó por encima de las organizaciones de base que vienen impulsando la lucha por los derechos colectivos y a la vida de los 150 mil habitantes de este Ecosistema.

El abogado Héctor Pérez expuso el problema que se vive con la finca Cachenche, intervenida por la SAE pero está en posesión de 200 familias de campesinos de Ceballos.

El evento se hizo por encima de las organizaciones que vienen impulsando la lucha por los derechos colectivos y a la vida de esas poblaciones, aseguró Adil Meléndez, abogado defensor de los derechos humanos.

De esa manera, históricamente se ha demostrado que esas prácticas autoritarias y verticalistas producen como resultado la dispersión y la atomización del movimiento social. ¿Cómo una comisión del congreso de la República no dialogó previamente con las organizaciones que más de un año vienen recorriendo las poblaciones del Canal del Dique para escuchar el clamor de la gente? ¿Por qué previamente no se sentaron para dialogar y cuadrar una agenda que surja desde las comunidades y no de la Comisión Primera del Congreso? Lo peor, señalan los voceros de las comunidades, se excluyeron otras voces del congreso  que tenían otras apreciaciones sobre el megaproyecto Restauración de los Ecosistemas Degradados del Canal del Dique.

Comunicado

La Alianza para la Defensa y Desarrollo del Territorio del Ecosistema Canal del Dique, en un comunicado difundido este 4 de diciembre de 2021, fecha de la audiencia, señaló:

CELEBRAMOS el interés que diversas instituciones del Estado, ONG, senadores, y otros dignatarios, tienen por indagar, promover y garantizar el goce efectivo de los derechos humanos y constitucionales de las comunidades del Canal del Dique. Son derechos que históricamente han sido vulnerados.

Sabemos que la unión hace la fuerza, pero esta tiene que ser consensuada. De lo contrario, se convierte en una imposición del poder estatal, no importa quien ocupe ese lugar. 

La Alianza para la Defensa y Desarrollo del Territorio del Ecosistema Canal del Dique no cuestiona el interés y la participación de entidades del Estado o de otra naturaleza. Lo que cuestiona es la arbitrariedad, la falta de respeto por principios esenciales como la autonomía de las comunidades AFROS, cuyos líderes han sido objeto de persecución política.

El autoritarismo es un proyecto político cercenador. Por ende, los líderes y lideresas populares debemos hacer un esfuerzo para evitar esta práctica y no dejarse seducir por las dádivas que puedan ofrecer.

Por esa razón, se invita a todas las entidades que hacen incidencias en la Ecoregión del Canal Dique o pretendan hacerla, a respetar la AUTONOMÍA de los procesos comunitarios. Cada avance por sus derechos, ha significado el riesgo a la vida de líderes y lideresas, muchos de ellos han sido asesinados.

No se trata de comprar reconocimientos. Buscamos que se reconozca a las comunidades y sus organizaciones para que ellas no sean convidadas de piedra, como sucedió en esa audiencia.

El senado reconoce el problema

Realizar un control político sobre un Macroproyecto como el de es una tarea necesaria. Máxime cuando el Canal del Dique ha sido considerado por las mismas comunidades como el cementerio mas grande Colombia dónde han ido a parar miles de cuerpos asesinados por los diferentes actores de la guerra.

Por lo anterior, se invita a consentir, avalar, y validar todos los productos técnicos que contengan información de las comunidades. Entre ellos, documentos derivados de la investigación, consultas previas, y de otras actividades, tales como imágenes, audiovisuales, y otros.

Sin embargo, celebramos que por fin el congreso se haya dado cuenta de que existe un problema con el Macroproyecto Restauración de los Ecosistemas Degradados Canal del Dique. Y estos es, por sí, un gran avance.

Se espera un control político de una amplia bancada del Congreso para desnudar las falencias del proyecto de desarrollo que desconoce la vida colectiva de su población. También esperamos que el presidente Duque recapacite y corrija el proyecto que no tiene el componente social y ambiental que se reclama. 

En la audiencia del 4 de diciembre participaron pobladores del Canal del Dique que esperaban una respuesta de los ministros y del presidente de la ANI. Ninguno de ellos llegó. Es imprescindible un debate más amplio d proceso de despojo que encierra cada proyecto económico.