«La seguridad ciudadana se agrava por la crisis humanitaria de Cartagena», General Poveda

ENTREVISTA CON EL GENERAL POVEDA

  • ¿Por qué en Cartagena crece la delincuencia, el microtráfico y la prostitución?

  • La segunda ciudad con más desigualdad material

Un diálogo edificante con el General Luis Poveda. Un efoque humanitario de la seguridad ciudadana de Cartagena asediada por los delincuentes de «cuello blanco» y del bajo mundo.

La crisis de seguridad ciudadana de Cartagena de Indias no es solo una crisis policial sino, básicamente, una crisis humanitaria, en cuanto que la ciudad es la segunda más desigual del país y se encuentra en el top 5 de las que tienen mayores Niveles de Necesidades Insatisfechas (NBI). Para completar este panorama sombrío, Cartagena es la ciudad de mayor inestabilidad política: 16 alcaldes en menos de 10 años.La Heroica, Patrimonio de la Humanidad, dejó de ser «el corralito de piedra» de Eduardo Lemaitre para ser  «la Cartagena del Despeluque»: la política en manos de mercaderes inescrupulosos que despedazan el presupuesto público; las calles, allende a las murallas, propiedad de la delincuencia común y de las bandas organizadas; una alcaldía que funciona como una Bestia cabalgada por los nuevos amos de la cosa pública, y una ciudadanía de baja autoestima, sin educación y cultura, sin esperanza y sin ganas de participar en la cosa pública.
El general Luis Humberto Poveda Zapata —comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena (MECAR)— es un pereirano que está rayando sus 51 abriles, y hace parte de una nueva generación de generales de la Policía Nacional con una visión más integradora de la seguridad ciudadana, entendiéndola como una prolongación de la seguridad humana. Poveda dice:
«Debemos ir a los orígenes del problema y no solo perseguir los efectos. Estos son problemas estructurales que no se están atendiendo: el 55{704a511f2c7b1715a9b99b10d413e010ac861c4f21e3acd81b5c5da7f8883ef6} de trabajo informal, deserción escolar, hogares disfuncionales, jóvenes en riesgos que cuando integran pandillas o bandas delincuenciales y transgreden la ley penal, y se convierten en jóvenes delincuentes, pasan a ser un peligro para la sociedad».
Si, debemos ir a las causas de la crisis de seguridad ciudadana que soportamos en Cartagena, una crisis de seguridad que es producto de una crisis humanitaria combinada con una crisis de identidad cultural que produce una sociedad enajenada y con patologías mentales dicientes y una crisis de los valores morales individuales y colectivos. Que en el año 2017 hayan linchado públicamente a 7 atracadores que se movilizaban como parrilleros en las motos, es un regreso a la época medieval; que 12 jóvenes hayan muerto por peleas de pandilla, nos indica que la juventud marginal no tiene futuro; que haya crecido el indicador de riñas entre conocidos que se disputan una botella de ron, es la locura en pasta. Y lo peor, que dos amigos se maten por $2 mil, no tiene sentido. Como no tiene sentido que expolien los dineros públicos para combatir la pobreza, dotar a la población de una educación de calidad e integrar a la población marginal. Sin tanto preámbulo, aquí está la entrevista con el general Luis Humberto Poveda, quien refleja su formación humanística como Administrador Policial y de Empresas. Como especialista en seguridad, lideró grandes operaciones contra la delincuencia nacional e internacional en la Dirección  de Investigación Criminal y en el INTERPOL.
Compartir.

Sobre el Autor