logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Sacerdotes casados o célibes, la diversidad de la Iglesia Católica Nacional

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:

«A los solteros y a las viudas les digo que sería bueno que se quedaran como yo;pero si no pueden dominarse, que se casen; pues es mejor casarse que arder de pasión». (Corintios, 7:8)

Sacerdotes casados

Padre Jesús Castro, canciller de la Iglesia Católica Nacional. Un sacerdote casado con felicidad. Archivo personal.

La Iglesia Católica Nacional acepta en su seno sacerdotes casados o gays. Ofician la misa de espalda al público y lo hacen en latín, a la vieja usanza del concilio de Trento. Son seguidores de la tradición misal romana. Pero, de alguna manera, son discriminados o confundidos por católicos apostólicos y romanos que desconocen la gran diversidad de la iglesia católica en el mundo.

¿Cómo comprender a los pobres si los ministros de Dios viven en grandes mansiones y se transportan en camionetas blindadas y de último modelo? ¿Cómo entender los problemas de familia si los sacerdotes no la tienen? ¿Cómo predicar el amor si no somos capaces de amar a una mujer?

Aunque pueden aceptar sacerdotes con una inclinación sexual diferente, la Iglesia Católica Nacional no está de acuerdo con el matrimonio gays. Sobre este aspecto, en reportaje con VoxPopuli.Digital, el canciller de esta congregación, Jesús Castro, aclaró:

«Por caridad cristiana, nosotros respetamos a las demás personas con sus ideologías e inclinaciones. Pero, por la moral cristiana, no aceptamos la ideología de géneros, ni unión de personas del mismo sexo, ni la adopción de niños por los mismos, ni aborto ni eutanasia».

La soledad de los sacerdotes

Si el padre Alberto Linero hubiese estado en la Iglesia Católica Nacional, no habría sentido miedo de sentirse solo y vivir su vejez de sacerdote en la completa soledad. Pero —quizás— el miedo más profundo del padre Linero era, cuando ya no pudiese oficiar misa, quedar confinado en las casas de reposo de la comunidad Eudista. Así lo dijo en su momento, en entrevista que le hicieron en Blu Radio, la cadena radial donde labora:

«Me mamé de cosas mías, de soledades, de cosas que no entiendo. Me cansé»

Un año después el papa le aprobó la dispensa sacerdotal. El padre Lineros, en su cuenta de Instagram, anunció que está amando a una mujer. Su crisis de conciencia lo puso en un dilema: el sacerdocio o el amor hacia una mujer. Pero como el amor jala más que guaya de buque, se quedó con la mujer que será la compañera de su vejez.

Sacerdotes casados

En Sabanalarga y Luruhaco viene causando revuelo el hecho de que existe una iglesia católica con sacerdotes casados y tienen hijos que criar. Viven los mismos problemas del pueblo raso. Van  al mercado en sotana, agarrados de la mano de sus esposas. Piden rebaja al tendero. Son los acudientes de sus hijos en los colegios.

Jesús Castro, canciller de la Iglesia Católica Nacional, se siente un poco sentido porque en el municipio de Sabanalarga un individuo hizo acusaciones falsas contra ellos. Los acusó de ser una secta y de estar falseando los sagrados sacramentos de los católicos romanos: bautizo, matrimonio, comunión, misa exequial, etc.

Sin embargo, lo que esa persona no sabe —según el padre Jesús Castro en entrevista concedida desde Luruhaco a VoxPopuli.digital— es que su iglesia es tan válida como la católica romana. La matriz de la iglesia Católica Nacional está en Brasil, pero la colombiana funciona en forma independiente.

El máximo jerarca en Colombia es el obispo Guillermo Antonio Pacheco Bornacelli. Su sede episcopal está en Barranquilla. Como primado de Colombia, ha consagrado tres obispos. Tiene jurisdicción en Venezuela, Lima, Perú y África. Lo consagraron obispo el 15 de julio de 2008. Es presidente de la Asociación Apostólica en Colombia y América.

Esta congregación católica tiene tres diócesis en Colombia: Barranquilla, Acacías Meta y Cali. Tiene como propósito proyectarse en todo el país para hacerse una iglesia nacional.

Sacerdotes gays

En la Iglesia Católica Romana no aceptan sacerdotes casados. Mucho menos gays. En la Católica Nacional los acogen. Es más, prefieren que sean casados que solteros. Así se evita que se quemen en la pasión. ¿Y si son gays?

En la entrevista concedida, le hicimos una pregunta directa al grano. ¿La iglesia acepta a los sacerdotes con una opción sexual diferente? ¿Aceptan a los sacerdotes gays?

«En nuestra jurisdicción pocos encontramos que tengan esa inclinación. Todos somos sacerdotes casados. Siempre nos corresponde estar cercano a nuestros seminaristas. No tienen que asumir el celibato. La iglesia sí puede aceptar un hombre homosexual. Cuando uno quiere servir a Dios es porque quiere tener un cambio. (Buscamos) la madurez espiritual».

Si fueras el nazareno

Le pregunté al padre Jesús Castro que si fuera Jesús de Nazareth ¿qué le respondería a los que les persiguen por ser sacerdotes casados?

«Caramba, Jesuscrito nos enseñó que hay tres virtudes en la literatura paulina: la fe, la esperanza y la caridad. La más grande es la caridad. Todos nosotros somos pecadores. Debemos ser caritativos».

Sacerdotes casados es una práctica tan antigua como la iglesia cristiana. El problema fue que el papa Gregorio VII (siglo XI) lo prohibió por razones netamente económicas y politicas. Recordemos que en la época del medioevo, el papa hacia parte del poder político al lado de la nobleza, la aristocracia y los reyes.

Ahora se considera una herejía por parte de los católicos romanos. Jesús Castro y Alberto Lineros, de iglesias diferentes, pueden gozar del amor de sus amadas. El padre Jesús siguió el concejo paulino: cásese antes que arda en la pira de la pasión. Lineros también lo hizo. Pero debió renunciar a su vocación sacerdotal siguiendo las prohibiciones de Gregorio VII.

Te puede interesar:

¿Los Arrázola le roban a Dios? (II)

El diezmo en tiempos de coronavirus, ¿los Arrázola lo pueden cobrar? (I)

Comparte este artículo: