logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

Le cortaron la luz a Electricaribe ¿Se repite la historia?

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
Desde la Casa de Nariño, el Presidente Iván Duque Márquez siguió este viernes la audiencia de adjudicación de Electricaribe. ¿Se repite la historia?

¿Se repite la historia? Le cortaron la luz a Electricaribe. ¡No va más! ¿Debemos sentirnos alegres por la partida de una las empresas de servicios públicos que más maltrató a los usuarios de la Costa Caribe? ¿Acaso no fue lo mismo que nos prometieron cuando (año 2000) la española Unión Fenosa se quedó con el negocio y adquirió los bienes de Electricaribe y Electrocosta?

Advertencia. Si estás contento porque le cortaron la luz a Electricaribe ¡despierta! Las cosas pueden suceder como los precedentes históricos. Hoy presento tres. ¿Se repite la historia? Todo indica que sí.

Desde el presidente Iván Duque, pasando por los parlamentarios que votaron su Plan de Desarrollo, hasta gobernadores, brincan de un solo píe. El alcalde de Cartagena —William Dau— saca pecho con camandula ajena. ¿La razón de la alegría? Le cortaron la luz a Electricaribe. En su lugar, están naciendo dos nuevas empresas para comercializar y distribuir la energía en la Costa Caribe. Caribe Mar y Caribe Sol. ¿Remember: Electricaribe y Electrocosta (1998)? El tiempo lo dirá.

La memoria

En el patio de la Universidad de Bellas Artes, el gobernador de entonces, Dumek Turbay, abriendo la jornada Anticorrupción.

Hagamos memoria. Dumek Turbay fue uno de los gobernantes que dio la pelea contra Electricaribe de Unión Fenosoa. Lideró a los mandatarios regionales para exigirle al gobierno nacional que interviniera a la empresa española. En el 2018 lo hicieron. Pero el problema no se resolvió. Se agravó.

Los expertos dijeron que había que subastarla. En tanto la Unión Fenosa demandó internacionalmente a Colombia por considerar que dicha intervención fue una confiscación.

La transacción económica de las dos empresas (EPM y Energía de Pereira) que ahora adquirieron los bienes de Electricaribe ¿a quién beneficiará? ¿De quién es el negocio? ¿Pensaron en el usuario? ¿Cómo se invertirán los 1.519,4 millones de dólares que deberán invertir las dos empresas que obtuvieron por subastas a Electricaribe? ¿Quiénes recibieron la comisión?

¿Cómo se distribuirán el negocio los dos consorcios ganadores resultante de la transacción Caribe Mar y Caribe Sol? ¿Quiénes son los ganadores de esta multimillonaria transacción económica? ¿Realmente ese era el valor que se debía pagar por Electricaribe, hoy en poder del gobierno nacional?

Historia infame de la luz

En 1993 nos prometieron que con el Plan Estratégico Eléctrico de la antigua Corelca nos iban a resolver los grandes problemas de transmisión, distribución y comercialización del servicio de energía eléctrica. Dos antecedentes críticos. El fenómeno del Niño (1992) nos trajo los grandes apagones. Y la apertura económica de César Gaviria. El presidente que le abrió las puertas a la voracidad del capitalismo salvaje con su «Revolcón».

Con el presupuesto nacional, los parlamentarios costeños lograron incluir más de $500 mil millones de aquella época. Pero el servicio de luz no mejoró. Y el usuario recibió la peor parte. Se crearon 7 empresas de energía, una por cada departamento.

Los congresistas se unieron para defender no los intereses de los usuarios costeños, sino sus propios intereses. En Bolívar, el senador de la época, Carlos Espinosa Faciolince, era el capo de Electrificadora de Bolívar. Hizo grandes negocios con Alfonso «Turco» Hilsaca, quien se hizo gran contratista. En tanto Name Terán con los Gerleín eran los capos de Electrificadora del Atlántico.

Y así hicieron en los diferentes departamentos: La Guajira, Sucre, Magdalena, Cesar y Córdoba. Es decir, que los parlamentarios unidos a los gobernadores y al gobierno nacional se repartieron la torta de la energía eléctrica. No tuvieron en cuenta los intereses de los usuarios ni de los trabajadores.

Duque ¿repite la historia?

Una nueva era para la energía eléctrica nos promete el presidente Duque. ¿Acaso eso no fue lo que dijo César Gaviria en 1993 cuando privatizaron los servicios de energía y agua en la Costa Caribe, so pretexto de acabar la corrupción pública? ¿Acaso no lo repitió Andrés Pastrana en 1998 cuando vendieron los bienes de Corelca?

Eso mismo nos prometieron en 2000 cuando entró la Unión Fenosa con Electricaribe. Y dos años antes lo habían hecho con la privatización de las electrificadoras de la Costa Caribe.

¡Despierta, Costeño! Iván Duque hace lo mismo.

Y nuestros dirigentes se mueren de alegría, porque la historia se repite.

Electricaribe y Electrocosta

El implacable tiempo mostró que el modelo energético anterior no tardó entrar en crisis. Vendieron las electrificadoras de los departamentos cuando la corrupción las acabó. En 1998, subastaron a Transelca. Esta empresa era de la Costa Caribe administrada por Corelca. Se encargaba del transporte de la energía. ¿Te recuerda la subasta para vender Electricaribe en 2019? ISA compró a Corelca con una transacción de $256 mil millones.

¿De quién fue el negocio? Los antioqueños. El Ministro de Hacienda era Juan Camilo Restrepo, conservador antioqueño. ISA era del Grupo Éxito. Acaba de cambiar de dueños este grupo que había surgido en el centro de Medellín.

¿Quiénes la vendieron? Los mismos con las mismas. En una reunión de alto turmequé celebrada en el exclusivo Hotel Santa Teresa. Participaron el delegado del Presidente de la época (1998), el Ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo; el de Transporte, Mauricio Cárdenas; el Director de Planeación Nacional, Jaime Ruiz Llano; y el director de Corelca, Rodolfo Smith.

Ayer como hoy, los parlamentarios y gobernadores de la época ya le habían dado vía verde para vender esa empresa. La noticia: los bienes de Transelca pasaron a Isa. Y todos felices, porque se había eliminado el temor de un apagón de la Costa Caribe. ¡Falso! La crisis de luz se profundizó.

Electricaribe

Dado que no se había resuelto el problema de la luz para los usuarios, como lo dijimos, en 1998 surgieron Electricaribe y Electrocosta. Dividieron a los usuarios en dos zonas. En Bolívar el servicio lo prestaba Electrocosta. En Atlántico, Electricaribe, Lo mismo que hoy están haciendo. Unos para Energía de Pereira y otros para EPM.

¿Se resolvió el problema para los usuarios? En absoluto, Se agravó. El gobierno vendió las dos empresas a la Unión Fenosa. Entre 2000 y 2004 realizamos jornadas de protestas contra Electricaribe, porque le quitaba el servicio de energía a las zonas consideras como subnormales. 

En aquella época, Vox Populi Radio, que se emitía por Radio Vigía, realizábamos transmisiones los domingos desde los barrios populares. La gente llegaba masivamente y gozábamos de una amplia sintonía. Nos aliamos con las juntas de acciones comunales y comités cívicos para exigirle a Electricaribe que cumpliera. De la misma forma como lo hicimos contra la violación de los derechos humanos a los usuarios de Aguas de Cartagena.

Involucramos a la Defensoría del Pueblo con Arturo Zea y a la Personería con Fabio Yesid Castellanos Herrera. Fueron jornadas duras al lado de la comunidad. La Fundación Vox Populi desarrolló una estrategia de defensa de los derechos fundamentales violados por Electricaribe. Le cortaba la luz a la mitad de Cartagena que no tenía las condiciones de pagar las altas tarifas que trajo consigo la privatización del servicio público.

¿Se repite la historia?

No queremos ser aguafiestas. Agoreros. Pero la venta de Electricaribe a EPM y Energía de Pereira es un buen negocio para los dueños del presidente Duque. Para los parlamentarios. Para los financistas. Pero un pésimo negocio para los costeños.

¿Quién nos puede decir que ese es el costo de Electricaribe? ¿Brigard Urrutia, la entidad que hizo la valoración? Esta fue la firma de asesoría financiera que aconsejó al gobierno vender a Electricaribe por 1.519,4 millones de dólares.  ¿Cuánto recibió de comisión Brigard Urrutia?

Ellos son los que se llenan con este negocio. ¿Se repite la historia? Si, pero en forma de comedia. Risas, cocteles, palmaditas, wisky, son los gestos de los que ganaron con este negocio. Volvimos a perder. ¿Quiénes nos devolverán los dineros robados? ¿Quiénes nos indemnizarán?

El tiempo curará todo. Pero la memoria se debilita. Quedará vencida por la alegría de hoy que sienten mandatarios y algunos sectores de la sociedad. Sin embargo, aunque nos califiquen de agoreros, aguafiestas, debemos decir sin miedo, que este negocio de la la luz es de los privados, de unos pocos. De la élite. ¿Se repite la historia? Si. Se repetirá. Y volveremos a protestar por los caros y malos servicios de las nuevas empresas. Y volveremos a elegir a los mismos con las mismas, como dijera Jorge Eliécer Gaitán.

Te puede interesar

Tres razones para no enjaular a «Mariamulata»

El cerebro es el presidente de su cuerpo

Comparte este artículo: