logo Vox populi voxpopuli.digital
Mi Ciudad Mi País Análisis Opinión Entrevista Nueva Generación Deportes

Los contratos que podrían enredar al alcalde Cabrales en Magangué (I)

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
El alcalde Cabrales en reunión virtual del Consejo para la Prevención del Riesgo. Cortesía prensa.

El alcalde Cabrales (de Magangué) podría estar en problemas por varios contratos. En el marco del covid 19 muchos son los alcaldes que se han enredado por la contratación directa. Esta facultad está amparada por la Emergencia Sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social, con ocasión de la pandemia derivada deI Coronavirus COVID—19.

En Magangué, a su alcalde Carlos Cabrales Isaac, le puede venir un aluvión de investigaciones disciplinarias, fiscales y penales a juzgar por los hallazgos curiosos que encontramos en la contratación durante este período.

Igualmente, al alcalde Cabrales Isaac, algunos veedores le vienen cuestionando varios contratos suscritos con motivo de esta emergencia. Al conversar con algunos de ellos, sin embargo, no encontré sustentación documental. Por esta razón nos dimos a la tarea de hacer una supervisión de algunos contratos. Encontramos serias curiosidades que estaremos despejando esta semana cuando lleguemos a terreno en el propio municipio de Magangué.

Su rival político

Algunos concejales como Yalil Arana Payares y Miguel Echavez Acevedo, le solicitaron al alcalde Cabrales Isaac, en un extenso derecho de petición, información sobre la ejecución de una docena de contratos suscritos en este período de cuarentena. Arana Payares fue el rival del alcalde Cabrales en las elecciones pasadas.

La bancada conservadora le pide a Cabrales:

«Esta información es solicitada por la bancada de oposición del Partido Conservador, con el fin de hacer el respectivo Control Político y de informarle a la comunidad la inversión de los recursos públicos ejecutados por el Municipio de Magangué, y que tienen como fin mitigar la crisis, nos causa extrañeza que varios de estos contratos solicitados no se encuentran publicados en el Secop I y en otros casos no han sido publicados algunos actos contractuales, por lo que requerimos una explicación de la Administración Municipal».

Pero no solamente los concejales Arana Payares y Echavez Acevedo están inquietos por la contratación de Cabrales. También varios líderes sociales y dirigentes populares.

Los veedores y ciudadanos con los que conversé, no presentaron pruebas fehacientes sobre posibles irregularidades de esa contratación. Pero le le dieron pista al periodista. Ahora nos toca constatar, investigar, verificar, indagar, escudriñar y contrastar fuentes para llegar a una verdad del hecho.

Curiosidad de un sabueso

Ante esta situación, nos veremos en la necesidad de verificar algunos de los contratos que subieron al SECOP y que más nos ha llamado la atención. Y esto nos llevará a Magangué a visitar fuentes y constatar que realmente se ejecutaron las especificaciones contractuales.

Por ejemplo, nos despertó curiosidad verificar el contrato No 290 de fecha 24 de abril de 2020, suscrito con la Fundación Nueva Era por $564.577.500 para contratar implementos de bioseguridad y otros insumos. El contrato tiene como objeto:

«Suministro de implementos de bioseguridad y otros insumos para la prestación de los servicios sanitarlos y garantías del personal médico, asistencial y otros trabajadores con ocasión a la declaratoria de calamidad pública ocasionada por la pandemia coronavirus covid 19 (urgencia manifiesta)».

El tiempo de duración es de cuatro (4) meses. La ejecución se inició en el mes de abril. Quiere decir que ya debió ser ejecutado. No vamos a señalar aquí solamente los precios. Por ejemplo, las mascarillas N95 están por $13.200 la unidad. Es un precio que está dentro del rango del mercado. Pero lo curioso es la cantidad: 15 mil unidades.

Gel antibacterial con alcohol al 72%. El precio del litro es irrazonable: $40 mil. Solo le ganó en esta irracionalidad el alcalde de Cartagena William Dau Chamat, quien compró el litro a $49 mil. Si lo comparamos con la compra que hizo el gobernador Vicente Blel en esa misma época (24 de abril) cuesta $12 mil mas, puesto que Bolívar Primero compró el litro a $28 mil el litro.

Pero el problema no es solo el precio. Intervienen otras variables: calidad y especificaciones técnicas. Además, lo más importantes es que realmente en el almacén entre la cantidad productos anunciados. Esto nos obliga a verificar los libros de ingresos y egresos de los productos que adquirió el municipio de Magangué.

¿Cuál es la cantidad del personal médico, paramédico y auxiliar de la Secretaría de Salud de Magangué? ¿Se pueden gastar 3.750 unidades de mascarillas N95 mensualmente? Pero además compraron 20 mil tapabocas trespliegos a $1.500 que en las farmacias de Cartagena lo venden a ese precio. Pero se van a comprar 20 mil. Si la Procuraduría General le abrió pliegos de cargos al comandante de la Armada Nacional de Bogotá por comprar esos mismos tapabocas a $1.500, en tanto la Policía los compró a $750 la unidad. UN INCREMENTO DEL 100%.

Santa Pabla y el alcalde Cabrales

Curioso es el contrato 267—2020, cuyo objeto es  realizar obras para contrarrestar el proceso de erosión en los corregimientos de Santa Pabla y Santa Mónica. El contratista es Trespalacios Construcciones S.A. El costo está por $946.230.000. El 14 de febrero hicieron la declaratoria de emergencia, de acuerdo al decreto 057 de 2020. Lo curioso: no era época de lluvias y no había inminencia del hecho.

Ampararon esa actuación administrativa con la calamidad del Covid. De esta manera hicieron una contratación directa. El proceso de erosión de esos corregimientos es histórico. No se necesitaba una declaratoria de emergencia. Se debía hacer una contratación ordinaria, como señala la ley 80 de 1994. El alcalde Cabrales debe responder por esta situación.

Pero las curiosidades no solo son esos contratos. Queremos indagar «la pulga en el oído» que significa la contratación del mantenimiento de las motobombas de varios jarillones del histórico barrio de Versalles. Gran parte de la Cienága de Versalles —como se sabe— fue aterrada y destruyeron un rico sistema ecológico que proveía a Magangué de una riqueza ambiental inmensa.

En el mantenimiento los contratistas hacen un «parampam» y justifican millonarios contratos que le rompe el bolsillo al tesoro de Magangué. Por ejemplo, el contrato por $246 millones, cuyo objeto es: “REPARACIÓN DE MOTOBOMBAS DE ESTACIÓN DE BOMBEO NORTE Y MANTENIMIENTO PREVENTIVO Y CORRECTIVO DE TABLEROS ELÉCTRICOS DE LAS ESTACIONES NORTE Y SUR UTILIZADAS PARA SUPERAR EMERGENCIA INVERNAL EN DIFERENTES BARRIOS DE MAGANGUÉ – DEPARTAMENTO DE BOLÍVAR.

Le daremos el beneficio de la duda al alcalde Cabrales. Esta semana estaremos en Magangué para verificar toda esta información.

Te puede interesar:

¿Quién es el ladrón? Sobrecostos de Dau: Gel antiséptico 300%; Mascarillas 200%

El «Tractor» Dau atollado por la maleza de tres contratos

Comparte este artículo: