logo Vox populi voxpopuli.digital
Análisis Opinión Mi Ciudad Mi País Crónica

«El Nuevo Pacto de los Malandrines» en Cartagena (II)

Por Lucio Torres
Comparte este artículo:
La dupleta policíaca. Sellaron el «Nuevo Pacto de los Malandrines».

Se selló el «Nuevo Pacto de los Malandrines» en Cartagena. Con los últimos cambios de su gabinete distrital, el alcalde William Dau le dio todo el poder a la clase política que trató como «los malandrines». Al mismo tiempo, está saliendo de sus primeros aliados que habían creído en su proyecto anticorrupción. La llegada del coronel Luis Roa Merchán como Secretario General del Distrito, confirma esta premisa.

Ese pacto se tomó en las frías oficinas de los que detentan el poder en Cartagena. Pero sus subalternos (el presidente y vicepresidente del concejo distrital) lo celebraron con el alcalde y su Secretario del Interior en medio de una bocanada de humo y cervezas bien frías. La gente dijo que salieron zambilocos de esa celebración. Empero, gozaban de todos su cabales.

El mundo al revés. Los que llegaron a favor de Dau en el concejo, como Javier Julio, pasaron a la oposición. Y, quien lo creyera, los que combatían al Alcalde, hoy son sus aliados estratégicos liderados por Wilson Toncel, de Cambio Radical y baluarte de Javier Cáceres Leal, el senador que fue condenado por colaborar con el paramilitarismo.

Acoso laboral

Una de las características del que fuera director nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino López, es el acoso laboral. Justamente el pasado 21 de enero la Procuraduría lo sancionó disciplinariamente con separación del cargo e inhabilidad política por 13 años.

La administración de Dau se caracteriza por ejercer un acoso laboral contra los empleados de planta. Algunas víctimas de la administración distrital manifiestan que en el Distrito existen muchos acosadores. De hecho, en Corvivienda existe un clima laboral pésimo que afecta la salud ocupacional de los trabajadores. De igual manera en Logística con Didier Torres, quien fue denunciado en varias oportunidades por persecución laboral.

Lo curioso es que existen muchas denuncias ante la oficina del Trabajo, la Procuraduría Provincial  y Personería. Pero éstas entidades no actúan. ¿Por qué no lo hacen? ¿Por qué ahora el concejo Distrital anda de «pipi cogido» con el alcalde? La Contraloría Distrital se ablandó.  La Personera Carmen de Caro parece que no existiera.

De otra parte, a sotto voce dicen fuentes internas que algunas dependencias de la alcaldía de William Dau están como en Sodoma y Gomorra. Se refieren a la decadencia de Babilonia en la Era del patriarca Abraham y de su sobrino Lot, según el libro de Génesis. 

El coronel Roa y su poder

La Secretaría General es la columna vertebral de la alcaldía. Es una supersecretaría. Maneja lo administrativo. Dirige las grandes contrataciones. Incide en los servicios públicos. Participa en las diferentes juntas directivas que tiene la alcaldía. Organiza la administración. Construye los grandes negocios. Define la burocracia y las órdenes de prestación de servicio.

El coronel Roa, nuevo Secretario General, debe decidir la suerte de los grandes contratos de concesión en los próximos años. ¿Qué hacer con el otro sí del contrato de concesión con Aguas de Barcelona que debió vencer este año? ¿Qué dirá el accionista—alcalde de Aguas de Cartagena? (accionista y alcalde). ¿Le adjudicarán el contrato de alumbrado público al Turco Hilsaca? ¿Cómo resolverán los contratos de concesión vial (los peajes)? ¿Qué pasará con el relleno sanitario de Los Cocos de Hilsaca? ¿La Quinta Avenida de Manga? ¿Los contratos de concesión con la Sociedad Portuaria? ¿Las marinas?

El coronel Roa Merchán llegó a la alcaldía importado del interior del país y de la Policía. Dau cree que si son de afuera no los pueden relacionar con sus verdaderos patrocinadores políticos. Pero está equivocado. La gente de Cartagena ya entendió su farsa. Es un desprecio por los profesionales de la ciudad, donde hay muchos con buenas competencias para desempeñar esas funciones. Pero la razón de ser es que ninguno de sus funcionarios se les relaciones con los políticos tradicionales. Aunque en su roster están muchísimos que le han servidos a los últimos alcaldes de la ciudad en representación de «los malandrines».

Toncel, Cáceres y el coronel Roa

Cambio Radical sector Javier Cáceres y Wilson Toncel Gaviria entró en el «Nuevo Pacto de los Malandrines».

El coronel Roa llegó a esa secretaría debido al reacomodo que viene sufriendo paulatinamente la administración de William Dau Chamat. Roa Merchán fue director de Distriseguridad. También fue comandante de policía de varias ciudades. En Quindío los periodistas se quejaron ante las autoridades por su trato déspota y displicente contra el periodismo.

La junta asesora del Ministro de la Defensa en 2014 recomendó su retiro del servicio por razones que explicaremos en otra oportunidad. Roa demandó al Ministerio y a la Policía. Pero el fallo fue adverso en primera ante el Tribunal Administrativo de Boyacá y en segunda instancia ante el Consejo de Estado. (Ver la sentencia).

Si el alcalde quería un laso más íntimo con la Policía podía entenderse el móvil de su nombramiento en esa institución. En realidad, la motivación de su nombramiento es estrictamente político. Cuenta con el apoyo de Cambio Radical, sector Javier Cáceres Leal, línea Toncel Abogados.

¿Qué significa esto? El coronel Roa llegó a ese cargo con el apoyo político del sector de Javier Cáceres Leal en alianza con el bufete Toncel Abogados. Esta oficina la dirige el abogado Wilson Toncel Gaviria, padre del presidente del concejo distrital Wilson Toncel Ochoa.

El presidente del concejo —que es de Cambio Radical— se fumó la «pipa de la paz» con William Dau Chamat. La reunión realizada el pasado mes de marzo fue amena, al son de la música vallenata y de varias cervezas bien frías. El humo que salió de esa reunión se interpretó como si Dau hubiese perdido el sentido. Pero en realidad fue una conversación donde ya tenían todo cocinado.

La verdadera careta

Mientras Dau Chamat consolida su verdadero poder con los malandrines, se despoja de sus antiguos aliados que lo ayudaron a llegar a la alcaldía. Ellos son incómodos ahora. Fueron usados para ganar popularidad. Ahora son como el papel higiénico que usa diariamente Dau. Primero salieron varios de su gabinete. Después se peleó con el único concejal que fue elegido conjuntamente con él, Javier Julio Bejarano. Luego lo hizo con otros líderes de su movimiento «Salvemos a Cartagena»

Finalmente le lanzó cualquier tipo de improperios a su antigua Primera Dama. Fue algo denigrante. La acusó de estar traficando con las órdenes de prestación de servicios en diferentes dependencias. Pero es él quien trafica con las OPS. Remember: los audios de David Múnera y Adelfo Diría. También puede escucharse el audio del recomendado de la ministra de Cultura, entre otros. Aunque el audio fue en un chat de guasap, trascendió a la opinión pública.

No obstante, con el nombramiento del coronel Roy Merchán se está decantando la verdadera catadura de William Dau Chamat. Se confirma sus falsas denuncias contra «los malandrines».  Fue una estrategia electorera para engañar a los incautos y también a aquellos resentidos con la clase política corrupta de Cartagena. Salen los que estuvieron acompañándolos desde el inicio y entran sin vergüenza los que estaban agazapados en su proyecto político.

Desde el punto de vista político, Dau Chamat sacó las garras de buitre y «peló el cobre». ¿Por qué? Roa Merchán llega por recomendación política de los amigos del expresidente del senado Javier Cáceres Leal y del Bufete Toncel. Según los entendidos en el campo de la política parroquial, es muy probable que el acuerdo de participación administrativa ya estaba cocinado. Toncel Abogados asesora a la Oficina Jurídica del falso «antimalandrin», manifiestan algunas fuentes consultadas.

El nombramiento del coronel Roa

Es de anotar que en política lo que valen son los hechos. El nombramiento del coronel Roa Merchán tiene dos connotaciones que no pueden pasar desapercibidas para el entendido. Tampoco para el desentendido.

La primera. Tal nombramiento responde a un acuerdo político con un importante sector de la clase política que hasta ayer era la «madre de los malandrines». Por arte de magia, pasaron a ser los nuevos incorruptibles.

La segunda. William Dau le está dando mayor participación a las fuerzas militares y, en especial, a la clase policía, con el fin de contar con el apoyo de este importante sector. De hecho, esto explica que los desafíos de Dau a la Policía Nacional son bravuconadas. Presume de bravo con su lengua viperina. Pero es muy cobarde, demasiado cobarde, para ser un hombre independiente y libre de la corrupción. No cumplió su palabra de ser transparente. Su discurso fue pura demagogia. 

¿Por qué la policía ha sido inoperante para mantener el orden y la convivencia en la ciudad? ¿Por qué el alcalde se comportó de una manera desafiante y falta de respeto con la policía durante la protesta de los peajes? ¿Por qué le ha gritado de una forma vulgar a los patrulleros? ¿Por qué se infiltró en una manifestación pacífica y protagonizó «rifirrafe» con la policía? Populismo barato. Y todo esto con la probable complicidad de la alta oficialidad de la policía que ha sido incapaz de denunciar esos hechos que desdicen del papel constitucional de la Policía Nacional. ¿Ha investigado estos casos la Procuraduría que está en manos de Cambio Radical?

La MECAR persigue al periodista

Jamás arrestarán mi libertad
Jamás arrestarán mi libertad. Es el precio de la verdad. Vivo para el periodismo y no vivo del periodismo. Engañaron a Cartagena.

Presenté tres denuncias por la persecución que está ejerciendo la Policía Nacional contra este periodista. Una la hice ante la Procuradora Delegada de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la Nación. Otra ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Y una denuncia penal ante la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General.

Los hechos acaecieron después de la audiencia de Revocatoria del Mandato de Dau el pasado 2 de febrero. Exactamente el 12 de febrero. Una patrulla de policía desarmó a mi escolta de la UNP y después seis agentes me condujeron violentamente ante el CAI de Crespo. La Policía Construyó un falso positivo para ejercer sobre mi un tratamiento inhumano, violatorio de los derechos humanos. Si algo me pasa por fuerzas externas en mi integridad personal, deben investigar a la Policía Nacional. La investigación debe iniciarse con la actuación del teniente Herazo del CAI de Crespo. ¿Quien dio la orden  de infringirme e ese trato inhumano?

Es preciso hacerle la siguiente pregunta al alcalde y a sus coroneles como también al comandante de policía de la MECAR, BG Luis Carlos Hernández. ¿Por qué la MECAR persiguió a Lucio Torres después de la audiencia de revocatoria del 2 de febrero pasado cuando mostramos por qué hay que salir de este alcalde?

Roa, Múnera y Rodelo

Coronel Pedro Rodelo, director de Distriseguridad. David Múnera, secretario del Interior en el  «Nuevo Pacto de los Malandrines»

¿Quiénes sostienen las relaciones entre la Policía Nacional y el Distrito? ¿Cuál debe ser la relación institucional entre uno y otro? Si en Distriseguridad estaba Roa Merchán, quien tiene comunicación directa con la MECAR, ¿por qué persistieron en el «falso positivo» de detenerme con una falsa orden de captura? Este asunto es grave, muy grave. Me desempeñaré a fondo hasta desentrañar sus raíces verdaderas. Desenmascararemos a los violadores de derechos humanos de la alcaldía de Cartagena.

El Secretario del Interior es David Múnera Cavadía, pero parece que no existe. ¿Será que «el General Dau» y sus coroneles lo tienen paralizado? ¿Qué funcionarios hacen la verdadera interactuación oficial con la MECAR? ¿Son ciertas las estadísticas que el Distrito está manejado junto con la policía para combatir el crimen organizado y  la delincuencia común?

Al coronel Roa Merchán le impusieron por dos veces la Orden del Quindío en el grado de Gran Caballero. Lo hizo la gobernadora Sandra Paola Hurtado Palacio cuando él fue el comandante de Policía de ese departamento. Probablemente en los próximos meses veremos que el Concejo de Cartagena le imponga al coronel Roa Merchán la medalla al Orden Civil al Merito de Cartagena para darle la bienvenida a la «casa de los malandrines». «Tu papá te quiere». «Te quiere joder», decía mi abuelita Ana Luisa. 

*Espere la tercera entrega de «¿Los herederos del general Palomino?» Tu papá te quiere joder.

Te puede interesar:

En el Distrito, un alcalde y sus coroneles ¿herederos de Palomino? (I)

En riesgos «Ciudadela de la Paz» por negligencia de Corvivienda

En Colombia: 70 mil muertos y sin el pico del Covid

 

Comparte este artículo: